<![CDATA[Titulares de PolŪtica - sierranortedigital.com]]> https://www.sierranortedigital.com es-ES hourly 1 <![CDATA[Me averg√ľenzo de la naci√≥n en la que nos hemos convertido. Por Javier Garc√≠a Isac]]>

]]>
Sigo sin entender el servilismo de los distintos gobiernos de España, en los últimos 40 años, respecto a todo lo que nos viene de fuera. Nuestra renuncia de soberanía queda patente en todos los órganos internacionales con los que nos vemos obligados a tratar. Esta cesión continua de soberanía, no nos hace merecedores del respeto de esos que llamamos nuestros aliados. Me temo que todo lo contrario. Somos la risión de Europa, somos el hazmerreir de los países de nuestro entorno.

No solo no pintamos nada, es que además nos comportamos con un complejo de inferioridad, que hace que el espectador se sonroje ante la postura de toda nuestra clase dirigente, de toda nuestra clase política. El culmen del esperpento, el éxtasis del ridículo, lo escenifica perfectamente nuestro presidente, Mariano Rajoy, cuando después de la bofetada de la justicia alemana a España, de los que considerábamos nuestro socio más fiable en materia internacional, en el caso Puigdemont, manifiesta que el comportamiento del gobierno alemán es exquisito. De verdad que no entiendo nada, de verdad que es difícil explicar el bochorno que uno siente ante tanta falta de dignidad y ante tanto exceso de servilismo pueril.

Lo cierto es que Alemania no nos debe ninguna lealtad a pesar de que España cumpla fielmente sus mandatos y seamos los más eficientes sirviendo cafés en todas las cumbres internacionales. A los siervos se les tiene algo de cariño y se les paga, pero no se les tiene porque condecorar ni premiar. Ese es nuestro papel en la comunidad internacional, la de siervos y criados. Alemania prohíbe toda expresión de secesión, todo partido independentista y todo atisbo de deslealtad para con su unidad territorial. Si España no lo hace, ese es su problema. No tiene que velar la justicia alemana por la unidad de España. No tienen que hacer ellos, lo que nosotros consentimos.

Esta más que claro que las embajadas de la comunidad catalana en el extranjero pagadas con dinero de todos los españoles, han cumplido la función para la que fueron creadas, han cumplido la misión de venderse bien, de proyectar una buena imagen, casi de ensueño, de una Cataluña romántica y aventurera oprimida por el malvado estado español. Nos guste o no, todos han comprado ese mensaje por culpa de los distintos gobiernos españoles que lo han permitido, que lo han subvencionado y que consienten la existencia de partidos políticos cuya finalidad última es la de romper España. Que nadie piense que a Europa le conviene una España fuerte y unida, a esta unión europea le da igual el futuro de España, es más, cuanto peor estemos, mejor para ellos. Solo nos ven como mercados, y mejor negociar con el catalán por separado, que con un estado fuerte y unitario.

Al final, somos tan escrupulosos y respetuosos con las resoluciones de tribunales extranjeros, que nadie debería extrañarse de que sea un tribunal extranjero el que decida sobre la unidad de España. Hemos llegado a tal punto de imbecilidad, que hemos renunciado incluso a ejercer nuestra soberanía sobre Gibraltar. Total, si muchos de nuestros políticos y empresarios de fuste, tienen allí domiciliadas sus empresas y escondido su dinero. Me avergüenzo de la nación en la que nos hemos convertido, me avergüenzo de lo que somos, me avergüenzo de nuestro gobierno, de nuestra puta izquierda, me avergüenzo de la incapacidad de hacernos oír, y me avergüenzo de todos aquellos que se resignan a un destino sumiso y servil sin que hagan nada por evitarlo. 

]]>
<![CDATA[Mordiendo yugulares Los cínicos, filósofos rabiosos, modelo de periodistas. Por Luys Coleto]]>

]]>
Tan actual y epifánico el legado surgido con Antístenes en el siglo IV a.C, alcanzando su culmen con Diógenes de Sinope, sin olvidar a Crates de Tebas o su esposa Hiparquía. La máxima de estos descomunales filósofos nos proporciona la clave de bóveda: no ser esclavo de nada ni de nadie en el pequeño universo donde uno halla su lugar. El eterno e imprescindible Non Serviam. Huyendo de todo falsario convencionalismo o ridículo requerimiento social. Despreciando las mercaderías protocapitalistas, hogaño, turbocapitalistas. Supieron detectar, con veinticinco siglos de antelación, que el feroz y fértil maridaje, implacable, entre el capitalismo gansteril y el Leviatán, ese ogro filantrópico, con sus respectivos dogmas de Estado (letal igualitarismo, sociopatías elegetebeís y de género, falsario ecologismo, inquietante multiculturalismo, pérfido pacifismo), solo deja en derredor pecios de un naufragio. Seres humanos como individuos utilitaristas, dependientes de la ley de la oferta y la demanda, cuya única motivación es la cuantificación de placeres y penas.

 

Cría y doma (Nietzsche) desde la más tierna infancia, domesticación de masas que requiere nuestro más feroz ladrido. Más como periodistas. Si no, estamos perdidos. Nos avasalla un humanismo amansador y desbravador funcionando como el poder oculto tras el poder: un poder abrumadoramente invisible. Amaestramiento de masas, domeñan cualquier alternativa (aliándose vilmente la sociedad del espectáculo y las drogas psiquiátricas). Vamos deglutiendo, dichosos, el pienso del sistema tecnoideológico (recuerden el magnífico film de Pixar, Wall-E). Parcialmente adiestrados, hora es de un gran ladrido, rugido o gañido atronador, no vaya a ser que la castración parcial (simbólica, ideológica y mental) se transforme en total.

 

Prefirieron los cínicos, los feraces cánidos, la vida frugal, modesto devenir vital, una autarquía existencial razonable. Previeron que la economía, pseudociencia cuya matemática hiperbólica oculta su nada conceptual, no estaba vinculada con nada, sólo con lo más maquinal, previsible y mecánico que hay en el ser humano. Mejor falsificar que negociar. Mejor holgazanear que la servidumbre del trabajo asalariado. Además, fueron espigando y recogiendo lo mejor del testamento socrático (de hecho la fidelidad intelectual de Antístenes al maestro es, en todos los sentidos, muy superior a la de Platón). Mejor ladrar (mejor morder, incluso) que utilizar las palabras como oscura coartada para justificar los abusos del poder, tanto estatal como comercial.

 

Lecciones perennes

En primer lugar, valoremos de ellos la necesaria vuelta a la naturaleza. Ir a los bosques y vivir a conciencia, para no llegar a viejo y darse cuenta de que uno siempre fue un muerto viviente. De que duró en vez de vivir. De que la criminosa sanidad alopática actual (que no cura, sino enferma) no hizo más que prolongar vidas desdichadas e infelices. Con nuestro humilde gesto cínico, a fuer de perruno, denunciamos la vanidad y la pompa mundana, el vicio y la corrupción social circundante. Una huida que no es tal huida, porque el mundo nos sigue preocupando. Vindicar nuestra naturaleza: lo peculiar del hombre es su naturaleza, nos hace iguales, mejores. Tan solo nos diferenciaría lo arbitrario, lo convencional, las costumbres, además de los talentos.

También será bueno, siguiendo en ello a toda la filosofía helenística, vivir una suerte de ascesis. La cultura alimenta el vicio, la necesidad. En realidad necesitamos poco, más bien casi nada. Casi todo es inútil. Sobre todo, las palabras. Cuando las utilizamos, lo hacemos con poca parresía, Es decir, la plena libertad de expresión. Sócrates, maestro de todos en definitiva (más que de Platón) nos dio un ejemplo con su ironía. Ironía valerosa para desenmascarar la comedia humana. La libertad de expresión, tan muerta y perseguida hoy (véase España) requiere el uso del sarcasmo, de la exageración, de la hybris hiperbólica. Frente a un hombre o una patria que viven sumidos en el embuste, en un ridículo nihilismo lúdico, en un descuajeringado sueño de los muertos, es necesario el bastonazo, a la manera de Diógenes.

 

Y tampoco olvidemos el cosmopolitismo. Más bien el “caopolitismo“. El caos es un orden por descifrar (Saramago, Denis Villeneuve). Indudablemente. No las paridas apátridas, sino el cosmopolita barro humano del que estamos hechos (Gen 2,7). El hombre, al seguir a la naturaleza, la sigue en todas partes, porque la naturaleza es idéntica, mientras que las costumbres y convencionalismos son diversos: todos los hombres son iguales. Y profundamente diferentes. Ser cosmopolita es reconocer al otro como otro yo. Es reconocer la dignidad del otro por su propio ser, su propia naturaleza. Pero sin incurrir en el atroz igualitarismo que niega la consustancial distinción de los seres humanos. Porque si no evitamos el sórdido igualitarismo estaríamos ya en la invasión “vertical” de bárbaros, desde el interior de la propia sociedad, que Ortega y Gasset presagió hace muchos años en su ensayo La Rebelión de las Masas. El filósofo español dudaba de que la civilización técnica, moderna, se pudiera mantener cuando los “bárbaros verticales” tomaran el control de la sociedad...

...En fin, recordemos siempre a nuestros filósofos-perros, que tantas heridas incólumes podrían cauterizar. Gratitud eterna. Así sea.

 

Más gratitud

Ellos nos invitan a la noble tarea de arrancar los disfraces, de evidenciar las supercherías, de echar abajo las mitologías y de hacer estallar en trocitos los malos hábitos adquiridos, más tarde amparados por la sociedad definitivamente anestesiada y tenebrosamente dócil. Por último, nos indican la necesaria labor de denuncia que supone el abisal hiato entre el saber y el poder. Nos replegaríamos, en principio, para más tarde ladrar asilvestrada y felizmente, impidiendo que las pastueñas y absurdas cristalizaciones de las locuras sociales de hoy no impidan vindicar el orgullo de la mónada solitaria. Más que nada para que cuando llegue el impertinente e inoportuno Alejandro Magno de turno no nos turbe nuestra paz de espíritu y nos deje tranquilamente disfrutar, cómoda y dichosamente, de la visión del sol.

]]>
<![CDATA[Welcome Refugees: La emoción como política de estado. Por Yolanda Coceiro Morin]]>

]]>
Hace un año envíe un artículo al Club de los Viernes, asociación liberal a la que pertenecía hasta hace poco. Pensaba, ingenua de mí, que era el lugar apropiado para una libertaria que no se acobarda ante amenazas y no duda en publicar a pesar de ser tildada, en el mejor de los casos, de "políticamente incorrecta".

 

Pero resulta que los censores por excelencia son aquellos que piensan en cosas como "creemos en la libertad" -hasta que tus opiniones no sean exactamente las nuestras-, o "somos liberales" -hasta que la libertad implique publicar cosas políticamente correctas-. Os recomiendo leer este artículo que me censuraron los "liberales" del Club del los Viernes, un artículo que cualquier libertario firmaría a no ser que...  En fin, sea usted liberal o no, entenderé siempre su crítica, jamás su censura.

 

Welcome Refugees: La emoción como política de Estado

 

En Europa rige actualmente el imperio de la emoción, debidamente fomentado por los grandes medios. A falta de políticas de Estado coherentes y benéficas para los pueblos, los gobiernos de muchos países europeos ceden a la presión de una avalancha migratoria sin precedentes. Y la única explicación que dan a sus ciudadanos para llevar acabo tales despropósitos es el recurso ininterrumpido a la emoción. Como apelar a la razón sería totalmente ineficaz, vista la magnitud y gravedad de la rueda de molino con la que se quiere hacer comulgar a los pueblos europeos, se recurre al sentimentalismo, a la sensiblería.

 

La foto de Aylan, el niño sirio ahogado en la playa turca de Bodrum, fue uno de los detonantes de lo que se ha dado en llamar la "dictadura de la emoción", que intenta forzar mediante lágrimas e indignación las últimas resistencias basadas en la razón ante esta invasión que se está llevando por delante miles de años de civilización europea.

 

El precio de esa foto, fue la apertura de las fronteras de Europa a cerca de 1.500.000 de "refugiados" sirios, muchos de los cuales eran en realidad, afganos, somalíes, sudaneses, pakistaníes, etc... Desde entonces la llegada de esos candidatos al "paraíso europeo" no se ha detenido, a pesar de las trabas que han empezado a erigirse en varios países del centro de Europa.

 

La idea del reparto de cientos de miles de estos llamados refugiados entre los países de la Unión Europea está estancado, de momento. Cuatro países de Europa Central, República Checa, Eslovaquia, Hungría y Polonia se oponen a este reparto obligatorio.  Las victorias, hace pocas fechas en Austria y República Checa, de los partidos anti inmigración nos da el tono general de una Europa que empieza a preocuparse en serio por esta invasión sin precedentes de poblaciones extrañas a su cultura.

 

España, para ser diferente, no sólo no se opone sino que reclama a voz en grito "refugiados". Lo hemos visto no hace mucho en Barcelona y en otras ciudades de este "país de países", como algunos definen ahora a España. Pero si España parece haber cambiado de nombre, sigue al parecer con su vocación de ser "diferente". O sea a contracorriente de la tendencia general a su alrededor.

 

España no tiene ni para pagar las pensiones, la crisis catalana puede pasar una factura que haga entrar a esa región en recesión y que afecte al conjunto de España, y el gobierno se permite el lujo de recibir hace apenas una semana (26/10/2017) a 194 nuevos "refugiados", cuando lo que deberían hacer estos es volver a sus casas, puesto que sólo queda en manos de los fanáticos del Estado Islámico el 10% del territorio sirio.

 

Desde septiembre de 2015, España ha recibido, por el capricho del gobierno y la imposición de Bruselas, 2.190 "refugiados" musulmanes, a gastos pagados. ¿Qué gana España y los españoles con eso? Es un misterio envuelto en un enigma. O no.

 

Pero para la mayoría de la gente, lo que dicen los grandes medios (extrañamente de acuerdo en este punto) es la Biblia en arameo. La necesidad de sentirse buenos, generosos y solidarios (con los ajenos antes que con los propios, por cierto) prima sobre el simple sentido común. Una vez que la propaganda ha calado en las personas, la ideología sustituye a la realidad. Saturados de esa Verdad, que le sirven en dosis diarias los medios, los afectados ya no distinguen la noche del día y toda acción o palabra encaminada a sacarlos de esa distorsión de la realidad es sentida como una blasfemia, como una herejía, como una locura, como un crimen.

 

Miles de personas se hacinan en las fronteras internas de Europa. Otros sueñan desde sus campamentos del Líbano, Turquía, Jordania o Libia con llegar también a Europa. Las imágenes, convenientemente aderezadas con todos los condimentos del drama y la sensiblería,  de niños, ancianos, mujeres y hombres desesperados, bañados en polvo, barro y lágrimas, van a seguir alimentando la emoción de muchos europeos.

 

Que unos ciudadanos se conmuevan y saquen de sus armarios las camisas y pantalones que ya no les sirven, para ofrecérselos a gente supuestamente necesitada es algo que podemos comprender, pero que los gobiernos caigan en el mismo reflejo parece algo más que ingenuo. Europa no puede dar refugio a los millones de personas que se agolpan ante sus puertas. A los políticos no se les puede pedir la resolución automática de todos los problemas. Pero, al menos, se les debe exigir que sus decisiones no supongan la creación de más problemas para sus pueblos. De momento es lo que hacen: crear problemas donde antes no los había.

]]>
<![CDATA[Siria: Bombas y mentiras. Por Rafael Simancas]]>

]]>
Las justificaciones que han dado las tres potencias que acaban de bombardear supuestas instalaciones de armamento químico en Siria no son creíbles y, de hecho, casi nadie se las ha creído.

Si la acción militar hubiera sido en realidad una respuesta al supuesto ataque químico del régimen de Bashar al-Asad sobre población civil, lo lógico hubiera sido cargarse antes de razones esperando a las conclusiones de los inspectores de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas o, al menos, a la obstaculización definitiva de su labor sobre el terreno. Pero no se esperó.

Si los bombazos se hubieran querido legitimar en la vulneración de la legalidad internacional por Damasco, los atacantes debieran haber contado con la autorización, al menos, del Consejo de Seguridad de la ONU, por pura coherencia. Pero tampoco fue así.

Si las razones aducidas hubieran sido las de proteger al sufrido pueblo sirio, castigado por una guerra que dura ya más de siete años, y que ha ocasionado centenares de miles de muertos y millones de refugiados, la acción no se hubiera limitado a un simple bombardeo. De hecho, el sufrido pueblo sirio sigue siendo hoy el sufrido pueblo sirio, con unas cuantas explosiones más sobre su territorio.

Las demás justificaciones son ya del género pintoresco. Aducir que se quiere castigar a la “dictadura de los Asad” sería más creíble si Francia no hubiera anunciado apresuradamente que ha decidido retirar ahora la legión de honor, su altísima distinción patria, al antes agasajado y ahora denostado Bashar…

Y hablar con credibilidad de la defensa de los derechos humanos hubiera requerido de Estados Unidos algún comentario crítico, por ejemplo, sobre los francotiradores israelíes que fulminan cada jornada a varios palestinos en las afueras de Gaza. O sobre la vulneración de las libertades más elementales por parte del régimen egipcio, subvencionado por Washington.

No. La acción militar llevada a cabo en Siria por las fuerzas militares de Estados Unidos, Reino Unido y Francia no responde a las justificaciones presentadas, por la sencilla razón de que las justificaciones reales no son presentables, y no se han presentado.

Hubo un tiempo en que las acciones militares se emprendían en defensa de intereses cuestionables, pero más o menos colectivos. A veces para conquistar nuevos territorios y otras veces para evitar perderlos. En ocasiones para hacerse con poder, con recursos o con mercados, y en otras ocasiones para que el enemigo no se hiciera con ellos…

Es cierto que buscar justificación o legitimación a las guerras es arriesgado, porque en esencia siempre las ganan los mismos privilegiados -de uno u otro bando- y las pierden los mismos desgraciados -de uno y otro bando también-.

Las supuestas razones de la guerra son casi siempre miserables. En este tiempo nuestro, aún más miserables. Porque, en realidad, ¿qué ha motivado la decisión de Trump, May y Macron para bombardear Siria? Ni tan siquiera el interés cuestionable de sus respectivos países, sino muy probablemente el interés aún más cuestionable de sus gobiernos y el interés político personal de ellos mismos.

Trump, May y Macron han decidido acallar el murmullo desaprobador de sus respectivas opiniones públicas con el ruido atronador de las bombas. El primero, por su incierto horizonte judicial. La segunda, por su cuestionamiento permanente en el propio partido tory. El tercero, por las huelgas contrarias a sus reformas precarizadoras del empleo. Nada como un buen serial de bombas para intentar unir a la tropa…

Hay más razones, seguro, tan miserables como ésta, o más. Por desgracia, la capacidad de hacerse oír hoy en el concierto internacional de las naciones es directamente proporcional al tamaño del arsenal propio. El reciente protagonismo del líder norcoreano acaba de demostrarlo fehacientemente. El gobierno israelí viene demostrándolo desde hace décadas. En consecuencia, las potencias que presumen de serlo han de mostrar al público de cuando en cuando el tamaño de sus misiles. No sea que les tachen de impotentes…

Y puestos a significar miserias, la palma se la lleva el anuncio del Gobierno estadounidense sobre las pruebas realizadas en Siria con sus nuevos y flamantes “misiles invisibles JASSM”. A estas armas, al parecer, se refirió el inefable Trump en aquel tuit sobre “misiles buenos, nuevos e inteligentes” que pasará a la historia de la ignominia internacional y, espero, del bochorno para el pueblo estadounidense. Es decir, Estados Unidos emprendió en realidad un bombardeo en Siria para que su industria armamentística probara un nuevo -y caro- juguete de destrucción.

Seguro que el régimen de Bashar al-Asad es un régimen detestable, que vulnera los derechos humanos y que merece ser derrotado y derrocado. Y seguro que también era así cuando Estados Unidos lo armaba, el Reino Unido lo financiaba y Francia le otorgaba su legión de honor.

Y seguro que el pueblo sirio requiere de atención y auxilio internacional, para lograr una convivencia en paz y en libertad. Como lo requería antes y como lo sigue requiriendo sin esperanza tras el bombardeo con misiles JASSM, el bombardeo mendaz.

]]>
<![CDATA[Una querella catalana para hacer ruido. Por Diego Fierro Rodríguez]]>

]]>
La Mesa del Parlament acordó, el pasado viernes día 13 de abril, presentar una querella contra Pablo Llarena por la comisión de un delito de prevaricación judicial, que habría ejecutado por no permitir acudir, al pleno de investidura, al candidato de JxCat para la Presidencia de la Generalitat, Jordi Sànchez. La decisión de ejercitar la acción penal se adoptó con los votos a favor de JxCat y ERC, que tienen mayoría en el órgano rector de la Cámara parlamentaria autonómica.

Debe decirse que la querella que se ha decidido presentar es una auténtica querella catalana, denominación que se refiere a su falta de sostenibilidad jurídica y a la temeridad con la que se interpone, ya que Pablo Llarena no ha cometido un delito de prevaricación judicial. La Sentencia del Tribunal Supremo 585/2017, de 20 de julio, indica que “el delito de prevaricación judicial es un delito de técnicos en derecho, y que, por ello, las adjetivaciones de que la desviación de la decisión respecto del derecho debe resultar "esperpéntica", "apreciable por cualquiera", u otras expresiones semejantes, resultarán oportunas para otros funcionarios públicos, pero no para los jueces, que tienen la máxima cualificación jurídica y no pueden ser tratados como el resto de colaboradores de la Administración; previniendo incluso del subterfugio de acompañar la decisión, que se sabe injusta, de argumentos encubridores del carácter antijurídico del acto”. La misma resolución también señala que, para cometer el delito de prevaricación judicial se necesita “una resolución injusta, lo que exige la aplicación del Derecho sustantivo o procesal de forma que no resulta objetivamente sostenible”.

Es fácil decir que la querella no va a tener efectos procesales relevantes, pues resulta complicado pensar que Pablo Llarena ha cometido un delito de prevaricación judicial por haberse limitado a garantizar la efectividad de la prisión provisional que decreto para Jordi Sànchez. Precisamente, parece, por ese mismo motivo, que uno de los objetivos de la querella es intimidar a Pablo Llarena, pero no es el único.

La finalidad principal de la querella que se va a presentar es hacer ruido, causando una mayor agitación e incrementando el listado de supuestos agravios que el Estado ha adoptado contra los independentistas. Aunque la querella no tiene viabilidad legal, si que va a ser útil para dar a entender, en la disputa mediática que se está desarrollando en el plano internacional, que los poderes estatales están vulnerando, de manera sistemática, las libertades en Cataluña.

 

Es cierto que la querella va a suponer una auténtica pérdida de tiempo y dinero, pero eso no le importa a los amigos de Carles Puigdemont. Es imposible no tener la sensación de que los parlamentarios independentistas consideran que les sobran ambas cosas, aunque sea a costa de los ciudadanos, a los que llevan mucho tiempo engañando y manipulando.

]]>
<![CDATA[Pepe Rubianes merece una calle en una de las ciudades más importantes de su país, por “haberse cagado en él.Por Javier García]]>

]]>
Un país que rechaza a sus héroes, que les quita reconocimiento y que cambia el nombre de sus calles o plazas por sujetos que lo insultan y menosprecian, es que esta más enfermo de lo que podríamos llegar a imaginar o pensar. Definitivamente, muchas de las ciudades mas importantes de España, están en manos de indigentes intelectuales, de chusma sin escrúpulos que disfruta ofendiendo a la nación que los vio nacer, y de paso, nos insulta a todos nosotros, aunque empiezo a tener muchas dudas de la capacidad que tienen algunos de darse cuenta de que están siendo humillados y vilipendiados. Se dice que el cornudo es el ultimo en darse cuenta de lo que sucede en su propia casa. Algo parecido debe pasar con muchos de aquellos que permanecen en silencio ante el insulto continuado de algunas de las políticas municipales que llevan a cabo muchos ayuntamientos españoles.

Unos de los exponentes máximos de esta indigencia intelectual a la que antes me he referido, lo tenemos en la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Esta individua, que nombra portavoz a una sujeta que presume de “mearse en la calle de las principales ciudades europeas”, y como su segundo a un argentino cuya hazaña mas conocida es la de intentar arrebatar la bandera española al concejal del PP, Alberto Fernández Diaz durante las fiestas de la Mercè del 2015, apunta sobre las maneras de la regidora de la Ciudad Condal.

Cuando pensábamos que lo habíamos visto todo y que nuestra capacidad de asombro estaba mas que agotada, nos encontramos con que Ada Colau y sus secuaces deciden sustituir la calle del Almirante Cervera, uno de los héroes de la guerra de Cuba contra los americanos en 1898, recordar que Franco contaba por aquel entonces con la edad de 6 años, por lo que Cervera no debería ser acusado de franquista, aunque con esta banda de indocumentados todo es posible, por el amago de actor cómico Pepe Rubianes, fallecido en el 2009, cuyo papel mas relevante en el cine español, es por haber dado vida al ratero Makinavaja. Pepe Rubianes era un mal actor. No conozco a nadie que sepa de otro papel que protagonizara Rubianes que no fuera el que les acabo de mencionar. Pepe Rubianes no pasara a la historia por sus mas que dudoso talento para lo que conocemos como séptimo arte. Pepe Rubianes merece una calle en una de las ciudades más importantes de su país, por “haberse cagado en él”.

La alcaldesa de Barcelona entiende que Pepe Rubianes merece reconocimiento en forma de calle en Barcelona. Debemos deducir que, si Rubianes no fue un actor de relumbrón, no fue un cómico cuya carrera estuviera plagada de premios nacionales e internacionales, el homenaje que le tributa el consistorio barcelonés es por sus declaraciones a la televisión amiga, a tv3 en la que textualmente decía “a mi la unidad de España me suda la polla por delante y por detrás, que se metan a España por el puto culo, a ver si les explota dentro y les quedan los huevos colgando del campanario”.

Estos son los políticos que tenemos y que gobiernan las principales ciudades de España. Quitamos reconocimiento a nuestros héroes y personajes históricos, también se los quitamos a nuestras víctimas, y lo sustituimos por imbéciles como Pepe Rubianes, cuyo logro mas importante y por el que pasara a la historia es por “haberse cagado en España” o por asesinos y criminales como Luis Companys o Santiago Carrillo. Esto es lo que tenemos, esto es lo que me asquea y me repugna. Estos es lo que las mierdas consideran que es lo políticamente correcto. Y mientras, como buenos cornudos o cornudas, tragando con todo, sin darnos cuenta que quitar o cambiar una calle, plaza o estatua, no es solo quitar una calle, plaza o estatua.

]]>
<![CDATA[Regeneraci√≥n de Espa√Īa. Por Iv√°n Guerrero Vasallo]]>

]]>
El concepto de regeneracionismo ya se utilizó a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, sobre todo a partir de la pérdida de nuestras últimas provincias de Ultramar. Hay que volver a utilizarlo y poner en marcha esa regeneración tan necesaria en España, pues ya estamos en medio de otro desastre.
 
La actual situación política, social y económica española, caótica e inútil, debería terminar. Se debe hacer un ''punto y aparte''. España necesita regenerarse, pero esa regeneración debe ser puesta en marcha con hechos y no quedarse sólo en palabras.
 
17 reinos de Taifas (Comunidades autónomas) que han desembocado en separatismos, terribles ataques al orden natural, una monstruosa corrupción política, una deuda salvaje, etc... 
 
Encima, partidos secesionistas, anti monárquicos, anti cristianos, o sea la ''anti España'' se han ido también, poco a poco y con mil argucias, introduciendo en nuestras cámaras.
 
Se ataca a la iglesia Católica (institución moralizadora). Cualquier opinión, acertada, de un clérigo español es tachada por la mayoría de los grandes medios oficiales, de opiniones poco menos que ''inquisitoriales'' (siempre defenestrando sin más a la inquisición española, el problema de hablar sin saber). Los ataques al cristianismo en este país son constantes con el Estado desentendiéndose de ellos.
 
Eso si, apoyo de muchos de esos mismos medios a clérigos cuando salen diciendo cosas totalmente absurdas, como por ejemplo eso de que la Virgen María hubiese apoyado aquella concentración del 8 de Marzo de feministas radicales.  
 
Seamos claros, España, para sobrevivir y ser una vez más fuerte y respetada, necesita hacer de nuevo grandes reajustes en el sistema. Este sistema, partitocrático, con cámaras ocupadas por facciones que han demostrado con creces muchos de los miembros que las conforman ser unos verdaderos ineptos y corruptos. Pero, por otro lado, muy útiles ''funcionarios-títere'' de la criptocracia, sus verdaderos amos parece ser y no el pueblo español.
 
Nuestra patria está siendo, sibilinamente, conquistada sin darnos cuenta. La criptocracia, por medio de su ''caballo de Troya'' particular, la masonería, se están haciendo (o se han hecho ya) con el control de nuestro país para transformarle con el tiempo en una mera provincia de ''su'' nación grotesca europea (UE) y a su vez esta dentro de ''su'' imperio mundial (NOM), mediante, entre otras cosas, una deuda galopante. 
 
Y, ¿algún ''líder'' político de nuestro país se ha opuesto a esa conquista?, ¿se opone alguno ahora o mas bien se ha unido a ella?. ¿Dicen lo que en realidad le está pasando a España?. No, pues o bien no lo saben o no les interesa decirlo.
 
Pero España, como he dicho, si quiere acabar con la mayoría de sus males y dar sosiego interior a la nación, debe regresar, de una vez por todas, a un sistema tradicional ''creado en España''. 
 
Un sistema que ya probó su eficacia en el pasado, adaptado al siglo XXI, que nos hizo una potencia en su momento. Nada de sistemas (foráneos) que ha la larga no sólo nos han hecho no pintar nada en el mundo sino también hacernos olvidar nuestra verdadera historia como pueblo para dejar de sentir con ello a la patria. 
 
Soy optimista, el cambio se que llegará tarde o temprano pues confío en la reacción a tiempo del pueblo español.
]]>
<![CDATA[Queremos ver el Curriculum laboral de nuestros políticos. Por Ramiro Grau Morancho]]>

]]>
Con ocasión del lío organizado con el máster de la todavía presidenta de la comunidad de Madrid, me sorprende mucho el interés de la población por el polémico postgrado, pasando olímpicamente del macrojuicio de los Eres de Andalucía, por ejemplo, el mayor latrocinio de dinero público de los últimos cuarenta años…

         La práctica totalidad de los medios de comunicación llevan unas tres semanas “machacándonos” con el dichoso máster –que al fin y al cabo, no deja de ser un adorno en el curriculum de una persona-, lo que demuestra dos cosas, a mi modo de ver:

  • Una, el total izquierdismo de los medios, siempre en contra del PP, y a favor de los partidos alternativos como PODEMOS y el PSOE, aunque estos últimos sean la otra cara del PP, y

 

  • La imbecilidad pública generalizada, que hace que la gente confunda la anécdota con la categoría, y se interese por lo triviano, pero no por lo básico y sustancial.

         Todo ello sin restarle un ápice de importancia al asunto, que obviamente lo tiene, y que es una clara demostración del estado de putrefacción de nuestras universidades, públicas y privadas, totalmente mercantilizadas, y convertidas en unas auténticas expendedurías de títulos, como los estancos de sellos y efectos timbrados.

         Sigo pensando, y lo he expuesto ya en algún artículo anterior, que el principal curriculum de los políticos debe de ser el profesional.

 

         Y no solo eso, sino que debería exigirse un período mínimo de actividad laboral, de cinco o diez años, por cuenta propia o ajena, de forma que quienes vayan a la política no aspiren a convertirse en políticos profesionales, dada su falta de oficio o profesión conocida –como sucede con el 90% de los políticos actuales, dicho sea de paso-, sino que la política sea un periodo intermedio de dedicación en sus vidas, para una posterior vuelta a sus ocupaciones, profesiones u oficios habituales.

         Pero claro, ¿quién se baja del coche oficial, o del mullido sillón, en un estupendo despacho, con calefacción, aire acondicionado y una serie de pelotas, llamados asesores, que te ríen las gracias…?

         Es como decirle a una persona que desayuna caviar por las mañanas, que pase a tomar un trozo de pan duro y un vaso de agua fría.

         En resumen, mientras sigamos teniendo una casta política que pretende engañarnos, presentándonos unos curriculums académicos, en la mayoría de los casos falsificados o engrandecidos, pero que realmente no tienen un soporte o reconocimiento laboral…, no hay nada que hacer.

         Seguiremos cargando sobre nuestras espaldas con una gran cantidad de inútiles e incompetentes –se calcula medio millón de personas-, a los que tenemos que mantener a cuerpo de rey, y lo que es peor, soportando y pagando todas sus ocurrencias e imbecilidades congénitas.

 

 

Ramiro GRAU MORANCHO,

Jurista y escritor. Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación.

]]>
<![CDATA[Galer√≠a de tontos contempor√°neos (10).Don Manuel CHAVES GONZ√ĀLEZ, El Sult√°n de Andaluc√≠a. Por Ramiro Grau Morancho]]>

]]>
Decía Gracián que son tontos todos los que lo parecen, y la mitad de los que no lo parecen. No seré yo quien niegue tal aforismo, aunque pienso que hay dos clases de tontos, básicamente. Los que realmente son tontos, y los que se hacen el tonto. Chaves pertenece a este segundo grupo.

         Ayer me quedé estupefacto, oyendo y viendo las declaraciones del acusado Manuel Chávez González, profesor titular de universidad de derecho del trabajo y de la seguridad social, nada menos, diciendo que no tenía ni puta idea del tema de los Eres andaluces, ni tenía porque saberlo, ya que no era de su jurisdicción y competencia, o algo así.

         Me extraña mucho que un presidente de una comunidad autónoma, durante 19 años, nada menos, pueda ser ajeno a lo que sucede en ella, y como se “solucionan” los principales problemas laborales –es un decir-, o como se reparte el escaso dinero público entre los amiguetes y correligionarios, pero es evidente que a este tipo a cara dura no le gana nadie.

         Que un hombre que es Licenciado y Doctor en Derecho, y que fue ministro Ministro de Trabajo y Seguridad Social durante cuatro años, de 1986 a 1990, diga que no tiene ni idea de que es un expediente de regulación de empleo, es realmente preocupante.

         ¿Padece algún tipo de demencia senil…?

         Un hombre que tuvo la desfachatez de dar una subvención a fondo perdido –y tan perdido-, de diez millones de euros a la empresa Matsa (que rápidamente contrató a su hija, Paula Chaves, como asesora jurídica, faltaría más), asunto que fue denunciado por el sindicato Manos Limpias, por infringir la ley de incompatibilidades de altos cargos –denuncia a la que se adhirió posteriormente el Partido Popular-, y que el Tribunal Supremo, de forma absolutamente “milagrosa”, consideró que no se había incurrido en los presuntos delitos de prevaricación y tráfico de influencias… ¡Cosas veredes, amigo Sancho, que te harán palidecer y dudar de la justicia!, dice el Quijote, o algo así.

          Luego la Junta de Andalucía decidió no abrirle expediente sancionador por este caso, decisión que fue declarada nula por el Tribunal Superior de Justicia, por entender que era una resolución “arbitraria e injustificada”.

         Más adelante el Sultán de Andalucía volvió a tropezar por segunda vez con la misma piedra berroqueña, el sindicato Manos Limpias –no me extraña que don Miguel Bernad tenga tantos enemigos-, y fue objeto de la acusación popular del sindicato Manos Limpias, como cabeza intelectual de la trama, que es la mayor red clientelar y de latrocinio del dinero público que hemos sufrido en España en los últimos cuarenta años…

         Sin que esta opinión supongo prejuzgar, por supuesto, que respeto mucho a los tribunales y la actuación de la justicia, que aunque excesivamente lenta, funciona igual que una apisonadora, y pasa por encima de quien sea, a Dios gracias.

         Copio de Wikipedia: “El escándalo de los Eres en
Andalucía, también conocido como Ere gate o caso del fondo de reptiles (es) una presunta red de corrupción política vinculada a la Junta de Andalucía dirigida por el Partido Socialista Obrero Español. El origen del escándalo está en la investigación actualmente en curso del caso de corrupción en la empresa sevillana Mercasevilla, en las que se detectaron prejubilaciones fraudulentas!.

         En realidad en estos días se está juzgando la cuestión, y don Manuel Chavez ha dicho tan pancho que él no sabía nada, ni tenía porque saberlo, porque no era su responsabilidad. ¡Recuérdese que presidía la Junta de Andalucía cuando sucedieron los hechos que ahora se enjuician!

         No solo eso, sino que su partido, al igual que el PP, por cierto, pretendieron apartar al sindicato Manos Limpias de la acusación popular, ellos sabrán por qué. (Yo me barrunto que para intentar una sentencia de conformidad, con la sin par colaboración de la fiscalía, como apéndice del gobierno actual, también del PP, en los tribunales…). Hoy por ti, mañana por mí.

         Pues bien, veamos que dice el Auto de 27 de marzo de 2018 de la Sección Primera de la Ilma. Audiencia Provincial de Sevilla -notificado el 11 de abril-, sobre el asunto:

     Razonamiento Jurídico Segundo: “No corresponde a este orden jurisdiccional ni a este Tribunal, decidir sobre disquisiciones acerca de la interpretación y aplicación de los Estatutos de MANOS LIMPIAS. Como tampoco sobre la impugnación de los acuerdos de la Junta, cuestión de derecho sindical, ni si un Acuerdo es o no competencia exclusiva de la Asamblea, o si concurre extrema urgencias y puede adoptarlo la Junta Directiva. Cuestiones éstas que habrán de ser planteadas, en su caso, en el orden jurisdiccional competente”.

     Parte Dispositiva: “1. – No ha lugar al requerimiento solicitado por el Procurador D…, en nombre de Antonio Fernández García, como tampoco a la expulsión del presente procedimiento del SINDICATO COLECTIVO DE FUNCIONARIOS PÚBLICOS MANOS LIMPIAS como acusación popular”.

         Manolo Chaves, los muertos que vos matáis, gozan de buena salud.

         Pero mientras tanto, en lugar de asumir las responsabilidades como un hombre, vamos a echar toda la m… sobre nuestros subordinados políticos y funcionarios, por si alguien tiene que ir a la cárcel, que vayan ellos, que para eso están.

         ¡Con un par de… cara dura!

]]>
<![CDATA[Adopta una abuela. Por Martu Garrote]]>

]]>
Estas últimas dos semanas he tenido a mi abuela (camino de los 91 años) en casa y ha sido una experiencia tragicómica que tengo que compartir con vosotros. Los que me seguís en Twitter ya habéis visto algunos comentarios con el hashtag #MartuAbuela, pero para el resto voy a haceros un resumen aquí y así retomo el MartuBlog que lo tengo abandonadito.

Para empezar, nada más llegar se hizo dueña del mando de la tele y eso supuso que adiós tertulias políticas, adiós series americanas, adiós pelis que no sean del oeste… y hola culebrones y concursos sin pausa. Qué manejo para saltar de un canal a otro y así no perder un segundo de nada.

Por la mañana me deja ver el telediario y la mesa política del Programa de Ana Rosa, pero de cambiar a ver a Ferreras en Al Rojo Vivo nada, en cuanto acaba el asunto del corazón, pasamos La Ruleta de la Fortuna y, en el peor de los casos, primero vemos un rato de Arguiñano y sus chistes malos de solemnidad.

Por suerte, cuando acaba empieza el telediario y me deja verlo, pero de ahí vamos a Saber y Ganar y el que ha hecho un pacto con el diablo para que solo envejezca su retrato en el sótano, Jordi Hurtado, luego Amar es para siempre, Acacias y Puente Viejo… Así, del tirón. Hay días que me distraigo un poco con el ordenador y cuando levanto la cabeza pienso ¿pero este qué personaje de Acacias es? Y es que ya estamos en Puente Viejo, la cabeza como un bombo.

Con el cerebro atrofiado con tanto culebrón pasamos a Ahora Caigo y después el Boom que están unos muy listos de otros concursos o no sé qué que se llaman Los Lobos y que ganan a todo el mundo. La diversión consiste en ver cuánto humillan a los pobres incautos que les toquen como rivales esa tarde. Y cuando crees que nada puede ser peor, te cae una telenovela turca en Nova Fatmagul que ya es el no va más. Y ojo, que yo tengo ese canal en el 156, pero el primer día se aprendió el número y cambia en tres simples clicks ¡casi 91 años, insisto!

Los tiempos muertos entre semana y el fin de semana, que la divina providencia nos da descanso de culebrones y concursos, ella se consuela con pelis del oeste, lo mismo de 13tv que de Telemadrid. ¡Es una tortura en sesión continua!

Llevo perdidos 4 capítulos de cómo defender a un asesino, 3 del buen doctor, ni se sabe de Ley y Orden… y esto en cuanto a la tele que ahora voy con lo de la vida misma que no veáis cómo es la gobernanta (no lo digo en sentido figurado, es que es fue su profesión toda la vida y mandar le viene de antiguo).

Por la mañana hay que ventilar, aunque fuera haga 4º en esta primavera invernal. Imposible convencerla de que mejor esperar a las doce que sale el solito para abrir las ventanas. La calefacción a todo lo que da para que no se quede helada una persona mayor que pasa muchas horas sentada en el sofá y ella dejando la ventana abierta a las 9 de la mañana. Si me pillan los ecologistas me nombran persona non grata.

Lo mismo con lo de hacer la cama

Yo: – abuela que hay que dejar unas horas que se mueran los ácaros-

y ella: -si hombre, qué vergüenza, la cama sin hacer…

Cuando me voy al gimnasio (1 hora que la dejo sola) la tengo que dejar deberes, como a los niños: picar la verdura para comer, planchar, quitar el polvo, que si no se me aburre, dice. Y yo sintiéndome como una explotadora de nonagenarias.

Con la comida otro tanto, adiós al sushi o cualquier otra “modernidad de esas” aquí se come un primero (de verduras, o legumbres o arroz) y un segundo NACIONAL… Tanta verdura me está matando, que tengo más gases que una vaca loca.

Y de intimidad ni hablamos, mi abuela no se va a la cama hasta que se acuesta el último y se levanta con el primero… ni la Santa Inquisición conseguía tanta castidad de los pobres feligreses.

Eso sí, tengo todos los botones cosidos, las plantas regadas y podadas, la plancha al día, la nevera llena, todo en perfecto estado de revista, además me sé que Ernesto no tiene amnesia de verdad y que la mala de Acacias es una rusa… Eso sí, como mañana vuelve a casa de mi madre, me quedaré sin saber si a la carapán de Acacias le han robado el hijo o si el coletas mazao que ha salido hoy viene a por la espía o darle con to lo gordo.

Tampoco me enteraré si la dueña del kings sigue borracha perdida o le gana la batalla al tío malvado de Tuñón y si al fin pillan al amnésico que ha metido al psiquiatra en un loquero para curarle de ser maricón porque había descubierto que seguía siendo el mal bicho que había sido toda su vida y que de desmemoriado, nada. De Puente Viejo no os digo ná porque a estas alturas (tercer culebrón de la tarde) ya he desconectado.

Total que mañana vuelvo a las series en HBO, la comida “moderna” y la cama sin hacer. Echaré de menos a mí abuela, pero solo a ratos.

PD Buscando una imagen para esta entrada he recordado que el primer culebrón que vi en mi vida fue “Los ricos también lloran” y, oh, sorpresa, fue con mi abuela Fita, también veíamos Caballo Viejo y la mítica Cristal. ¡Bastante bien he salido después de todo!

]]>
<![CDATA[Una ola de odio recorre Europa. Por Rafael Simancas]]>

]]>
Entretenidos como estamos en los títulos que se presumen pero que no son y en los prófugos que sí son pero se simulan, no atendemos al peligro que se cierne en el conjunto de Europa sobre la mismísima convivencia en paz y en democracia.

Las últimas elecciones en Hungría han consolidado en el poder al populismo supremacista de Viktor Orbán con cerca del 50% de los votos. La segunda opción en apoyos populares ha sido, además, un partido con las mismas ideas ultranacionalistas y con planteamientos aún más radicales.

Pero antes de las elecciones húngaras, tuvieron lugar las italianas y las alemanas. Los escenarios no son idénticos, pero en todos ellos se constata el creciente atractivo electoral de los discursos que apelan a la emocionalidad negativa, al rechazo al diferente, o directamente al odio hacia “los otros”.

Europa ha sido durante la segunda mitad del siglo XX una referencia de avance civilizatorio, gracias a que el conjunto de las sociedades europeas han compartido muy mayoritariamente como pilares de la convivencia los principios herederos de la ilustración y la revolución francesa: la igualdad, la libertad y la fraternidad.

Sin embargo, estos sólidos fundamentos de civilización, que han dado lugar a una calidad democrática y a unos niveles de bienestar admirados y envidiados en todo el mundo, se cuestionan ahora por doquier desde opciones políticas que arrastran grandes apoyos populares.

Si la concepción progresista de  los derechos humanos, la igualdad ante la ley, la protección de las minorías y el rechazo a cualquier forma de discriminación, han formado parte esencial de la identidad europea durante décadas, ahora arrasan en las urnas los planteamientos basados en el odio irracional al inmigrante, al homosexual, a quien nació en otra tierra o al que profesa una religión distinta.

Orbán ha triunfado con un llamamiento a “recuperar los valores del cristianismo”, es decir a la sustitución de la razón y la ley por el dogmatismo y el sectarismo religioso. Su programa ha consistido básicamente en tres puntos: la criminalización del inmigrante y el gitano, la oposición cerrada a la institucionalidad europea y el desprecio a los presupuestos democráticos de la libertad de prensa y de expresión. Xenofobia, eurofobia y retroceso democrático.

Todo ello a pesar de que los inmigrantes no superen el 1,5% de la población húngara, de que Bruselas se haya limitado a instar para el respeto a los derechos humanos, y de que el principal peligro para la democracia en Hungría sea el propio Orbán, que acaba de celebrar el cierre por asfixia institucional del principal periódico que cuestionaba sus políticas.

Ha pasado en Hungría. Pero ha pasado también en Italia, donde los dos primeros partidos en apoyo popular coinciden con la mayor parte de estos postulados. Pasó en Alemania, donde los supremacistas se han erigido ya en la primera fuerza de oposición. Y antes pasó en Francia, en Bélgica, en Holanda, en Noruega…

Estas formulaciones de odio populista no han logrado aún grandes apoyos en la sociedad española, afortunadamente. Sí comparten buena parte de su base ideológica con el supremacismo independentista en Cataluña, que también busca el rechazo irracional al no nacionalista, cierta pulsión eurofóbica y la supeditación de las garantías democráticas a sus objetivos políticos.

Sigamos atentos, pues, a nuestros másters y a nuestros prófugos, pero no perdamos de vista esta amenaza a los pilares mismos de nuestro modo de vida, porque viene pisando fuerte…

]]>
<![CDATA[La Unidad de Espa√Īa es inviable con nuestros pol√≠ticos y nuestra Constituci√≥n. Por Francisco Lanzas]]>

]]>
Es inviable porque y sin ser experto constitucionalista, no hay que ser muy inteligente, solo hace falta leerla, para deducir que está redactada de tal manera en lo que respecta a las autonomías en el que la ambigüedad es el sistema elegido por los padres de aquella Carta Magna que llaman. Ambigüedad que siempre va en detrimento de dicha Unidad. Blas Piñar ya lo dijo en los principios del fin de Ex-paña y haciendo referencia a la Constitución que "pasará el tiempo y no se podrá ser vasco y español o catalán y español"...loco lo llamaban.

Si repasamos los últimos 40 años (estos sí y no los 40 años que siempre tienen en la boca, que en realidad fueron 37) se verá que la mejor arma de destrucción de la Unidad de España que han tenido los separatistas ha sido la propia Constitución.

En los colegios e institutos de España, no solo en Cataluña y Vascongadas, aunque aquí sí en mayor medida, se ningunea nuestra historia y se siembra en nuestros pequeños y jóvenes el odio, muchas veces y la indiferencia a nuestras gestas y Unidad siempre. Como anécdota yo recuerdo teniendo 8 años, como y ante el bombardeo televisivo del VOTA SI,la profesora ante una pregunta ingenua de un niño de 8 años sentado en las últimas filas llamado Alvaro Romero de qué significaba aquello, literalmente me dijo, nos dijo a toda la clase:"Votar si era votar SI a la Paz y los que pedían el NO,eran los que no querían la Paz". Qué disgusto me llevé cuando escuché a mi padre con algunos amigos suyos, decir que él iba a votar no. Mi padre era un asesino....

¿Por qué hacen todo esto? Evidentemente porque son unos miserables, pero no nos dejemos engañar y quedarnos en eso. Lo hacen porque es una estrategia pergeñada desde 1978. El amor a España, a su Unidad, a su Historia y a su grandeza está reñido con este Sistema o lo que es lo mismo con los intereses de los que lo mantienen. Debemos tener cuidado en señalar al enemigo y no errar el tiro. El enemigo es el Sistema y no se puede buscar la solución dentro del mismo. Yo sé que los hay bienintencionados que así lo hacen, pero nuestro primer trabajo constante es sacarles de ese error y en eso hay que insistir y si no lo conseguimos y buscamos la solución dentro del Sistema, terminaremos diciendo como nuestro Rey Felipe VI que "Cataluña no es un problema" y entonces si que tendremos uno grande y es que España habrá dejado de existir para vergüenza de nuestra generación.

]]>
<![CDATA[El Gobierno indulta a corruptos y prevaricadores. Por Ramiro Grau Morancho]]>

]]>
         Desde hace varios años hay un creciente malestar respecto a la facultad gubernamental de indultar, pues supone un ataque en toda regla a la “independencia” judicial.

         El Tribunal Supremo ya ha venido restringiendo esta facultad del gobierno, al exigir la necesaria “motivación” de la decisión correspondiente, y poder revisar, en sede judicial, la misma, lo que supone un control y una restricción del omnímodo poder del ejecutivo en esta materia.

         También es cierto que el código penal vigente establece en su art. 4, 3, establece que el poder judicial podrá acudir al Gobierno “exponiendo lo conveniente sobre…la concesión de indulto, sin perjuicio de ejecutar desde luego la sentencia, cuando de la rigurosa aplicación de las disposiciones de la Ley resulte penada una acción u omisión que, a juicio del Juez o Tribunal, no debiera serlo, o cuando la pena sea notablemente excesiva, atendidos el mal causado por la infracción y las circunstancias personales del reo”.

         Lo cierto es que los tribunales hacen muy escasa utilización de esta facultad, y que la mayoría de los indultos son concedidos por el poder político, y obedeciendo sabe Dios a que intereses, presiones y circunstancias.

         Lo cierto es, y creo s público y notorio, que para que alguien reciba un indulto debe de ir debidamente “recomendado”, y que muchos son los llamamos –anualmente se registran miles de peticiones de indultos-, pero pocos los elegidos…

       Consultados los datos recabados por la Fundación CIVIO, que hace una gran labor, digna de todo elogio, en su sección “El Indultómetro”, observo que durante el 2017 el veinticinco por ciento de los indultos concedidos lo han sido por corrupción, incluyendo dentro de ella los delitos de prevaricación, que a su vez pueden ser de dos tipos: prevaricación administrativa (delitos cometidos por políticos y altos cargos, con facultad de dictar resoluciones), y judicial, que son los delitos cometidos por los jueces.

         A pesar de ser delitos cometidos por personas que teóricamente deberían ser ejemplares, y que están al servicio público, lo cierto es que también han delinquido…, pero no pasa nada, que por algo son de los nuestros: se les indulta, que vuelvan a sus puestos de trabajo, y, mucho nos tememos, que a las andadas.

         En fin, para que seguir. Vivimos en un país que no consigue salir del medievo, donde los reyes hacían lo que les gana la gana. Ahora son los políticos en el poder, pero para el caso, es lo mismo.

 

 

Ramiro GRAU MORANCHO,

Jurista y escritor.

Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España.

]]>
<![CDATA[Un tribunal alem√°n invadiendo la Jurisdicci√≥n espa√Īola.Por Diego Fierro Rodr√≠guez]]>

]]>
Los jueces que forman el tribunal alemán que rechazó la existencia del delito de rebelión por el que se pidió la entrega de Carles Puigdemont a España han demostrado escasos conocimientos sobre la cooperación penal internacional en el Derecho de la Unión Europea. Es fácil realizar esa apreciación tras observar algunas de sus decisiones.

 

Hay que tener presente que el artículo 1 de la Decisión Marco del Consejo, de 13 de junio de 2002, relativa a la orden de detención europea y a los procedimientos de entrega entre Estados miembros, establece que “La orden de detención europea es una resolución judicial dictada por un Estado miembro con vistas a la detención y la entrega por otro Estado miembro de una persona buscada para el ejercicio de acciones penales o para la ejecución de una pena o una medida de seguridad privativas de libertad”. Además, ese precepto señala que los Estados miembros ejecutarán toda orden de detención europea, sobre la base del principio del reconocimiento mutuo y de acuerdo con las disposiciones de la Decisión Marco indicada. Sin embargo, no se descarta el control de la doble tipificación, excluido en ciertos delitos, entre los que no se incluyen a los que afectan a las instituciones de los Estados.

 

El control de la doble tipificación no consiste en una valoración de las pruebas para declarar la culpabilidad o la inocencia del sujeto cuya entrega se requiere. Realmente, el control de la doble tipificación se limita a un análisis comparativo de las normas penales de Estado requerido y del Estado requirente, de forma que pueda comprobarse, por el juez encargado de la aprobación de la entrega, que el delito por el que se solicita la detención y traslado de una persona al Estado requirente existe en el Estado requerido.

 

Puede decirse que el tribunal alemán se ha excedido, pues está desarrollando actuaciones para las que no tiene competencia, pues el enjuiciamiento de los hechos por los que Carles Puigdemont está siendo investigado corresponde al Tribunal Supremo español. Además, es cierto que, por no saber lo que es la orden europea de detención y entrega, sus decisiones están perjudicando gravemente la imagen y la viabilidad de la cooperación judicial penal en la Unión Europea por la relevancia jurídica, política y mediática del caso.

 

Con cada día que pasa, parece ser más necesario que Pablo Llarena presente una cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que deberá valorar si la orden europea de detención o entrega debe dar lugar a una valoración de la prueba o a una valoración comparativa de los delitos por los que se solicita la entrega de un sujeto, que deben existir en el ordenamiento jurídico del Estado requeri

]]>
<![CDATA[ La guerra de Catalu√Īa estar√° ganada, siempre y cuando no renunciemos a dar la batalla. Por Javier Garc√≠a Isac]]>

]]>
El golpe sin fin en Cataluña, el esperpento interminable, entra en una nueva fase. La violencia de unos y la irresponsabilidad de otros que deberían haber actuado a tiempo, dan paso al enfrentamiento de aquellos que ya no se conforman con las soluciones ofrecidas. La falta de claridad en los postulados, motiva que el independentismo crea en una ilusión irrealizable.

Se han generado unas expectativas respecto de una cuestión que es imposible llevar a cabo. Muy por encima de modelos políticos, muy por encima de constituciones, leyes, legislaciones o normas, esta España como país, como nación, y Cataluña es parte indisoluble de la misma. Aunque esto se debería haber clarificado hace mucho tiempo, debemos ser contundentes en la defensa de la unidad de este país. Somos muchos los que estamos dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias en defensa de lo nuestro. Que cada uno entienda lo que desee entender con estas palabras. No estoy yo aquí para entrar al trapo con indigentes intelectuales, ni con soplagaitas que se la cogen con papel de fumar, ni tampoco estoy dispuesto a dar explicaciones a imbéciles que no las merecen. Cataluña es España, y España no se entendería sin Cataluña. Esta obviedad, también está muy por encima de gobiernos pasajeros y caprichosos, muy por encima del momento actual que a cada uno le haya tocado vivir.

La mentira y la falsedad histórica son coyunturales. La verdad prevalece y se impone. El origen del error respecto a los separatismos que se dan en España, debemos buscarlos en la tibieza y falta de contundencia a la hora de combatirlos. En la permisividad para con todos aquellos, que aprovechaban su superioridad intelectual, para influir en los más débiles y flojos de espíritu, en aquellos a los que se manejaba y se engañaba buscando una finalidad muy concreta. Lo de menos era la creencia en un país imaginario que nunca existió, o creerte miembro de una raza superior que no lo era, o un hecho diferencial que no era tal, lo verdaderamente importante es el manejo que las elites del momento y el rédito político que se sacaba engañando a la gente y haciéndoles creer en algo que nunca fue, que nunca sucedió.

La motivación económica de estas elites y la falta de formación de aquellos a los que se maneja, son el origen de que algunos sigan creyendo en la existencia de un mundo imaginario que solo busca el enfrentamiento entre hermanos. Un modelo educativo erróneo, que llama a la confusión y que se utiliza como generador de insolventes intelectuales, por mucho título universitario del que se presuma, es el origen de un conflicto al que nadie, por diferentes motivaciones, desea poner fin.

Los que combatimos al independentismo, luchamos por nuestro país y tenemos poco que perder. No estamos dispuestos a abandonar, o vencemos o vencemos. Eso nos hace más fuertes, nos hace mas inasequibles al desaliento, sobre todo cuando ves que la elite que maneja a las masas de independentistas, corren, huyen, abandonan el barco como ratas. Se ponen a salvo, dejando aquí a una chusma vociferante e inculta que tiene como modelo a ruines y cobardes. Eso les debilita. No son ejemplo de nada. Esta guerra estará ganada, siempre y cuando no renunciemos a dar la batalla. No debemos dejarnos asustar por una masa cobarde que una vez que se la individualiza e identifica no está dispuesta a ir más allá de la gamberrada que le permite la ocultación de su persona.

]]>
<![CDATA[El deber de Salvador Perelló. Por Diego Fierro Rodríguez]]>

]]>
Salvador Perelló es un profesor de Sociología de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Además, ha sido el encargado de destapar el asunto sobre las irregularidades del máster de Cristina Cifuentes, cuya posición política se ha ido debilitando progresivamente durante las últimas semanas con la presión de Ciudadanos.

 

En diversos periódicos ya se han publicado comentarios del sociólogo, que ha llegado a decir que él no se encuentra conectado con una trama política impulsada por el PSOE, partido al que se encuentra afiliado, y que no ha llegado a contactar directamente con Ángel Gabilondo o con Pedro Sánchez. Además, ha señalado que él se ha limitado a cumplir con su deber como funcionario y que no habría corrupción en España si todos los funcionarios actuaran como él en idénticas circunstancias.

 

No mentía totalmente Salvador Perelló cuando indicó que se limitó a cumplir con su deber, que, según la normativa, esta claramente fijado, ya que el artículo Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público, establece que “Los empleados públicos deberán desempeñar con diligencia las tareas que tengan asignadas y velar por los intereses generales con sujeción y observancia de la Constitución y del resto del ordenamiento jurídico, y deberán actuar con arreglo a los siguientes principios: objetividad, integridad, neutralidad, responsabilidad, imparcialidad, confidencialidad, dedicación al servicio público, transparencia, ejemplaridad, austeridad, accesibilidad, eficacia, honradez, promoción del entorno cultural y medioambiental, y respeto a la igualdad entre mujeres y hombres, que inspiran el Código de Conducta de los empleados públicos configurado por los principios éticos y de conducta regulados”. Sin embargo, la Ley de Enjuiciamiento Criminal recoge la obligación de denunciar los hechos que puedan ser constitutivos de delito ante la Policía, el Ministerio Fiscal o el juez competente. El sociólogo ha afirmado que no confiaba en que una denuncia por el asunto fuera a prosperar, pero debería haberse esforzado por haber judicializado el caso en un primer momento, aunque ahora no hay mucho que reprochar teniendo presente las diligencias que está practicando el Ministerio Fiscal.

 

La existencia de un deber implica la obligada realización de una conducta determinada. Salvador Perelló no actuó debidamente en todos sus aspectos, simplemente, porque quería saborear una victoria personal que podría llegar a servir para dar un paso en la lucha contra la corrupción pública, que ha provocado que empleados públicos puedan pensar que las instituciones les pertenecen.

 

Entre pillos anda el juego y, aunque no es lo más deseable, no parece que sea una mala opción que, por venganzas y revanchas, se vayan destapando casos relacionados con el aprovechamiento de las instituciones y de los recursos públicos.

]]>
<![CDATA[M√°s de 700.000 ni√Īos asesinados en los √ļltimos 7 a√Īos por culpa del PP y el Constitucional. Por Ramiro Grau Morancho]]>

]]>
         El Tribunal Constitucional, que algunos maldicientes llaman prostitucional –excuso explicar los motivos- lleva más de ocho años “debatiendo” –es un decir- su Sentencia sobre la ley del aborto zapateril, que prácticamente permitía el aborto libre, y que Rajoy, el inane –y digo inane por no decir inútil-, ha mantenido durante su égida de siete años, que a Dios gracias pronto terminará, pues su política se ha convertido en una ciénaga de corrupción.

         Durante estos ocho años, los excelentísimos señores magistrados, todos viajando en coches oficiales blindados, con chófer y escoltas, cobrando un dineral, y viviendo como los antiguos Virreyes españoles, han pasado de involucrarse en este asunto…

         “Gracias” a ellos, 700.000 niños españoles han sido asesinados en el vientre de sus madres, por parte de quienes tenían el deber, jurídico y natural, de protegerles.

         ¿No se les encogerá el corazón a estos magistrados cuando pueden acariciar a sus hijos y nietos, pensando en esos 700.000 niños asesinados, alguno de los cuáles hubiera podido ser Premio Nobel, o incluso Magistrado del Tribunal Constitucional, con mucha más dignidad que ellos, dicho sea de paso, y con ánimo de ofender…?

         Y no me gusta ofender a nadie, pero a veces no hay más remedio, sobre todo para ver si espabilan, y hacen el trabajo por el que cobran, muy bien, por cierto.

         Este Constitucional es el mismo que en sus sentencias pone a parir a los juzgados o tribunales que tardan 3 ó 4 años en dictar sentencia en un asunto, diciendo que son unas dilaciones indebidas, que suponen un grave ataque a la seguridad jurídica, al derecho a la tutela judicial efectiva, y la Biblia en verso.

         Pero consejos doy, que para mí no tengo.

         Mientras tanto el PP se niega a promover una nueva ley del aborto, restringiendo los supuestos posibles, con el argumento de que hay que esperar al dictamen del Constitucional…

         Pues al paso que vamos, esa Sentencia la van a dictar los hijos –o nietos- de los actuales magistrados, en el supuesto de que no sean también asesinados, que todo puede suceder.

        ¿Está presionando el Gobierno al Constitucional para que no dicte Sentencia sobre el aborto…, o es que es un problema de inutilidad congénita?

         En fin, rezaré por ellos, para que Dios se apiade de su alma, cuando tengan que sentarse ante el Tribunal del Altísimo.

         No sé cómo pueden vivir con esa carga de 700.000 asesinatos sobre sus espaldas, la verdad. Yo no podría…

 

 

Ramiro GRAU MORANCHO,

Jurista y escritor.

]]>
<![CDATA[Somos muchos los que estamos dispuestos a llegar hasta las √ļltimas consecuencias en defensa de lo nuestro.Por Javier Garc√≠a]]>

]]>
El golpe sin fin en Cataluña, el esperpento interminable, entra en una nueva fase. La violencia de unos y la irresponsabilidad de otros que deberían haber actuado a tiempo, dan paso al enfrentamiento de aquellos que ya no se conforman con las soluciones ofrecidas. La falta de claridad en los postulados, motiva que el independentismo crea en una ilusión irrealizable.

Se han generado unas expectativas respecto de una cuestión que es imposible llevar a cabo. Muy por encima de modelos políticos, muy por encima de constituciones, leyes, legislaciones o normas, esta España como país, como nación, y Cataluña es parte indisoluble de la misma. Aunque esto se debería haber clarificado hace mucho tiempo, debemos ser contundentes en la defensa de la unidad de este país. Somos muchos los que estamos dispuestos a llegar hasta las últimas consecuencias en defensa de lo nuestro. Que cada uno entienda lo que desee entender con estas palabras. No estoy yo aquí para entrar al trapo con indigentes intelectuales, ni con soplagaitas que se la cogen con papel de fumar, ni tampoco estoy dispuesto a dar explicaciones a imbéciles que no las merecen. Cataluña es España, y España no se entendería sin Cataluña. Esta obviedad, también está muy por encima de gobiernos pasajeros y caprichosos, muy por encima del momento actual que a cada uno le haya tocado vivir.

La mentira y la falsedad histórica son coyunturales. La verdad prevalece y se impone. El origen del error respecto a los separatismos que se dan en España, debemos buscarlos en la tibieza y falta de contundencia a la hora de combatirlos. En la permisividad para con todos aquellos, que aprovechaban su superioridad intelectual, para influir en los más débiles y flojos de espíritu, en aquellos a los que se manejaba y se engañaba buscando una finalidad muy concreta. Lo de menos era la creencia en un país imaginario que nunca existió, o creerte miembro de una raza superior que no lo era, o un hecho diferencial que no era tal, lo verdaderamente importante es el manejo que las elites del momento y el rédito político que se sacaba engañando a la gente y haciéndoles creer en algo que nunca fue, que nunca sucedió.

La motivación económica de estas elites y la falta de formación de aquellos a los que se maneja, son el origen de que algunos sigan creyendo en la existencia de un mundo imaginario que solo busca el enfrentamiento entre hermanos. Un modelo educativo erróneo, que llama a la confusión y que se utiliza como generador de insolventes intelectuales, por mucho título universitario del que se presuma, es el origen de un conflicto al que nadie, por diferentes motivaciones, desea poner fin.

Los que combatimos al independentismo, luchamos por nuestro país y tenemos poco que perder. No estamos dispuestos a abandonar, o vencemos o vencemos. Eso nos hace más fuertes, nos hace más inasequibles al desaliento, sobre todo cuando ves que la elite que maneja a las masas de independentistas, corren, huyen, abandonan el barco como ratas. Se ponen a salvo, dejando aquí a una chusma vociferante e inculta que tiene como modelo a ruines y cobardes. Eso les debilita. No son ejemplo de nada. Esta guerra estará ganada, siempre y cuando no renunciemos a dar la batalla. No debemos dejarnos asustar por una masa cobarde que una vez que se la individualiza e identifica no está dispuesta a ir más allá de la gamberrada que le permite la ocultación de su persona

]]>
<![CDATA[Los costes de litigar por la transparencia. Por Diego Fierro Rodríguez]]>

]]>
El concepto de transparencia siempre ha existido en la Constitución de 1978, cuyo artículo 23 reconoce el derecho a participar en los asuntos públicos Además, hay otros preceptos, entre los que destacan el artículo 20, que establece el derecho a la información, y el artículo 105, que recoge el acceso a la información pública. Normas posteriores ya recogieron la transparencia como criterio de actuación de las Administraciones Públicas, siendo buenos ejemplos la Ley 6/1997, de 14 de abril, de Organización y Funcionamiento de la Administración General del Estado, que fue derogada en el año 2015, y la Ley 4/2007, de 3 de abril, de transparencia de las relaciones financieras entre las Administraciones públicas y las empresas públicas, y de transparencia financiera de determinadas empresas. También se puede hablar de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local, cuyo artículo 69 indica que las Corporaciones locales facilitarán la más amplia información sobre su actividad y la participación de todos los ciudadanos en la vida local.

La Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno, fijó un régimen jurídico de transparencia que debía servir para facilitar el control de la gestión pública por parte de los ciudadanos. Para lograr ese objetivo, se implantó el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno, que puede dictar resoluciones requiriendo a entidades públicas para que aporten a un solicitante de información pública los datos que ha solicitado. La entidad requerida puede solicitar el inicio de un proceso judicial contencioso-administrativo para dejar sin efecto la petición de información.

 

Como la Abogacía del Estado no puede encargarse de los procesos que el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno tienen con entidades públicas por un problema de conflicto de intereses, se ha encargado a un despacho de abogados la defensa judicial del organismo. La licitación, valorada en 40.000 euros, fue adjudicada a Escárate, un despacho de abogados que llevará estos procesos durante al menos un año por 27200 euros, aunque podría producirse una prórroga.

 

Al final se ha conseguido que exista la misma opacidad que antes de la entrada en vigor de la Ley 19/2013 y que se incrementen la saturación de órganos jurisdiccionales del orden contencioso-administrativo y el gasto de dinero público. Por lo tanto, pocos problemas se solucionaron con la nueva normativa sobre transparencia.

 

Hay que hablar menos de transparencia y procurar que la misma exista verdaderamente. Sin embargo, todo dependerá siempre de la voluntad de los gestores públicos, a los que se les debe presionar electoralmente.

]]>
<![CDATA[¬ŅEs leg√≠tima la anexi√≥n rusa de Crimea? Por Jorge Mart√≠n]]>

]]>
La lista de pueblos asentados en la península de Crimea desde la Antigüedad es larga y sorprendente, pero será a partir del siglo XV, con la toma de Constantinopla por los turcos otomanos, cuando la Historia de este “casi isla”bañada por los mares Negro y Azov quede de alguna manera estabilizada: así, tras varios siglos de dominio tártaro, y a resultas de una de tantas guerras ruso-turcas, ambos imperios, otomano y ruso, firmarán en 1774 el Tratado de Küçük Kaynarca (también conocido como Kuchuk Kainarji) que contemplaba, entre otras cuestiones, que el kanato tártaro de Crimea dejaría de ser vasallo del Imperio Otomano para pasar a convertirse en un protectorado ruso, poniendo en marcha un proceso que culminaría con su conversión en el óblast de Táurida (1784), manifestación de su incorporación al Imperio Ruso.

Durante la Revolución Rusa iniciada en 1917, la península no será ajena a las convulsiones que sacudieron todo el imperio zarista: asambleas nacionalistas que proclaman una República Popular, surgimiento de repúblicas bolcheviques paralelas que las cuestionan, ocupación alemana – que implicó, en este caso, la creación del Gobierno Regional de Crimea – y, finalmente, victoria bolchevique que supondría la proclamación, el 18 de octubre de 1921, de la República Autónoma Socialista Soviética de Crimea integrada en la República Federativa Socialista Soviética de Rusia.

Tras la Segunda Guerra Mundial, concretamente el 30 de junio de 1945, la República Autónoma es “degradada” a la categoría de óblast de la RSFS de Rusia y, no mucho después, la ciudad de Sebastopol era convertido en un centro administrativo independiente. Su constitución y parlamento también quedaban suprimidos. La causa aducida para tomar tan draconianas medidas fue que en Crimea, en especial la población tártara autóctona, no se habría mostrado especial interés en defender el régimen estalinista de las tropas invasoras alemanas. Como en otras repúblicas soviéticas, desde el Báltico al Cáucaso, las autoridades soviéticas procedieron a la deportación de miles de tártaros de Crimea, en lo que las víctimas recuerdan como el Sürgün o exilio, y a su reubicación en otras áreas del imperio soviético en un viaje que costó la vida de miles de ellos, como ocurrió con lituanos, estonios, coreanos o moldavos… Y, también como en esas regiones del imperio bolchevique, se procedió, a continuación, a repoblar con “ciudadanos soviéticos”, que, tras la caída de la URSS, se considerarán parte el “mundo ruso”:

“Tras declarar Ucrania su independencia en agosto de 1991, la postura de los rusos de Ucrania se radicalizó. Mientras la mayoría de los habitantes de Ucrania del este declararon sentirse soviéticos o de su región, pero no rusos, en Crimea sí se consideraron rusos. La diferencia radicó en que en el este de Ucrania la población vinculada a Rusia ha vivido allí desde los tiempos zaristas, por lo que no reconocen a este país como su origen. Se proclaman ucranianos, aunque rechazan la separación económica y política de Rusia. En Crimea, en cambio, la emigración comenzó a partir de 1945 y son emigrantes rusos que no consideran a Ucrania su origen” (1).

Como afirmara Mihail Tarasov, presidente del Presidium del Soviet Supremo de la RSFS de Rusia “la región de Crimea, como es sabido, ocupa toda la península de Crimea y es geográficamente adyacente a la República de Ucrania, como si fuera una extensión natural de las estepas del sur de Ucrania. La economía de la región de Crimea está estrechamente vinculada con la economía de la República Socialista Soviética de Ucrania. Por razones geográficas y económicas, la transferencia de la región de Crimea a la república ucraniana hermana, es apropiada y sirve a los intereses comunes del Estado soviético”.

Por otro lado, Crimea constituía, realmente, una carga para Rusia – era un regalo envenenado – y esperaba que fuera la República de Ucrania la que impulsara el área.

Por último, más allá de los orígenes ucranianos de Krushev y la supuesta o real querencia hacia su patria chica, no podemos olvidar que la Ucrania occidental fue anexionada en 1939 – en connivencia con Alemania – ni que la Ucrania oriental padeció en los años treinta el devastador Holodomor: no es de extrañar que la invasión alemana de la URSS en 1941 fuera recibida con alborozo por la población ucraniana ni que fuera esta nación la que más voluntarios aportara al esfuerzo de guerra alemán en Europa – Holanda sería la segunda -, es decir, que Ucrania tenía pocos motivos para sentirse a gusto dentro de la URSS. Aprovechando la celebración del centenario del Tratado de Pereyaslav (1654) 2 el Presidium del Soviet Supremo de la URSS decretó la unión de Crimea a la República Socialista Soviética de Ucrania (Decreto de 19 febrero 1954), medida que durante más de cuarenta años jamás se puso en cuestión; sin embargo, la República Socialista Soviética de Ucrania, acogiéndose a lo establecido en la Constitución de la URSS, declaró la independencia el 24 de agosto de 1991.

La inquietud se apoderó de los rusos, muy especialmente de aquellos que no habían previsto la desaparición de la Unión Soviética, sino su reforma: así, el Congreso de Diputados del Pueblo de la Unión Soviética – nuevo órgano legislativo supremo creado por Gorbachov en 1989 – declaró ilegal el traspaso de Crimea a Ucrania: esto ocurría el 5 de mayo de 1992, el mismo día en el que el Parlamento de la República Autónoma de Crimea declaraba la independencia. Efectivamente, el artículo 18 de la Constitución de la URSS de 1936, que era la vigente en 1954, y a la que en 1944 se le hacen diversas enmiendas pero no a la formulación de dicho artículo, afirma que “el territorio de las repúblicas federadas no puede ser modificado sin su consentimiento”.

Resulta extraño que nadie se diera cuenta durante cuarenta años de que se había vulnerado la constitución, texto que, por otra parte, ya no estaba vigente en 1992, pero es que, tampoco en 1954 se habría violado el texto constitucional, pues en la reunión del Presidium del Soviet Supremo de la URSS celebrado el 19 de febrero de 1954, se concedió la palabra a Mihail Tarasov, presidente del Presidium del Soviet Supremo de la RFSF de Rusia, el cual afirmó que:

“el Presidium del Soviet Supremo de la RSFSR con la participación de representantes de los comités ejecutivos regionales de Crimea y los soviéticos de la ciudad de Sebastopol, ha examinado la propuesta del Consejo de Ministros de la RSFSR en la transferencia de la región de Crimea a la RSS de Ucrania. Dado el carácter general de la economía, la proximidad y los lazos económicos y culturales entre la región de Crimea y la RSS de Ucrania, así como hacer referencia a la aprobación del Presidium del Soviet Supremo de la RSS de Ucrania; el Presidium del Soviet Supremo de la RSFSR considera oportuno transferir la región de Crimea ala RSS de Ucrania”.

Nos encontramos, pues, que dicha transferencia no vulneró el ordenamiento jurídico de la URSS en ningún momento, puesto que el representante de Rusia había dado su aprobación explícita.

En cuanto a la independencia de Ucrania, debemos recordar que, según el artículo 17 de la Constitución de 1936 cada república federada tenía el derecho a separarse libremente de la URSS – algo que se mantendría la Constitución de 1977 -, de modo que la declaración de independencia de agosto de 1991 estaba contemplada en la Constitución de la URSS y no habría violentado, en absoluto, la vida política, institucional o jurídica de la Unión Soviética.

Por otro lado, dado que Crimea se había convertido en una provincia ucraniana, las autoridades de este país actuaban dentro de la legalidad cuando concedieron a la península el estatus de República Autónoma: el 20 de enero de 1991, meses antes del golpe de estado contra Gorbachov(19 al 21 de agosto de 1991) se celebró un referéndum en el que se votaba la derogación del decreto de 1945 por el que se abolía la República Autónoma de Crimea – cuando aún formaba parte de la RSFS de Rusia – que fue ganado por los partidarios de restituirla y aprobada por la Rada Suprema de Ucrania el 12 de febrero de ese mismo año – cuando aún no había declarado la independencia -.

La constitución de la República Autónoma de Crimea implicaba la constitución de un Consejo Supremo para la península, es decir, un parlamento autonómico que desarrollaría sus competencias en el marco de la Constitución ucraniana, de manera que la declaración de independencia realizada por el parlamento crimeo en mayo de 1992 atentaba contra el ordenamiento jurídico ucraniano, mientras que la declaración de la Duma Rusa en relación a la supuesta ilegalidad cometida por Kruchev al ceder Crimea a la República Federada Soviética de Ucrania, ya estaba fuera de lugar, pues se refería un asunto interno de la ya constituida como República de Ucrania.

Cuando la Duma rusa declaró nula la transferencia de Crimea a la que fuera República Socialista Soviética de Ucrania, su sucesora, la República de Ucrania, llevó el caso ante el Consejo de Seguridad de la ONU, que en su sesión de 20 de julio de 1993 reafirmó el derecho de Ucrania a su integridad territorial y en 1994, la ya constituida como Duma Rusa, declaró que reconocía a Crimea como parte de Ucrania (3).

Maydan como excusa: una pregunta para el lector español.

¿Se imaginan los lectores españoles que tras un “rodea el Congreso” convocado por Podemos o las algaradas provocadas por los Comités de Defensa de la República en Barcelona o los altercados de Lavapiés, Portugal aprovechara la circunstancia para anexionar Olivenza o Francia hiciera lo propio con Llivia? Y, lo más inquietante: ¿Y si Marruecos se erigiera en defensor de las minorías marroquíes de territorios que reivindica como suyos como Ceuta y Melilla?

Que Estados Unidos y la UE actuaran de una manera inadecuada en el caso de Kosovo, no puede abrir la veda para que cualquier potencia mundial se dedique a vulnerar el Derecho Internacional cada vez que le viene en gana a costa de las naciones medianas y pequeñas.

Notas

[1] Pág. 310 GRANADOS GONZÁLEZ, Paulino Javier Factores de las relaciones ruso-ucranianas, 1991 – 1997. Memoria para optar al grado de doctor. UCM, 2002.

[2] El Tratado de Pereyaslav (1654) contemplaba el reparto del territorio que, más o menos, ocupa la actual Ucrania entre la Confederación Polaco-Lituana y el Imperio ruso, situación que se mantuvo, salvo el breve intervalo que supuso la unificación de la República Popular de Ucrania Occidental y la República Popular de Ucrania consagrada por el Acta de Unificación del 22 de enero de 1919 – hasta el Pacto nazi-soviético, cuando la Ucrania occidental fue cedida por los alemanes a la URSS tras la invasión de Polonia.

[3] Pág. 195, GRANADOS GONZÁLEZ, Paulino Javier Factores de las relaciones ruso-ucranianas, 1991 – 1997. Memoria para optar al grado de doctor. UCM, 2002.

]]>
info@sierranortedigital.com