Sierra Norte Digital Llevamos 1,837 días y 21,609 artículos publicados

Principal < Sucesos < Sucesos

El Hogar Social Madrid se queda en el edificio ocupado en Madrid por un defecto de forma

09 de febrero de 2018 -
7:55 min.

Más de 100 personas se han concentrado desde las 8.30 en la puerta del edificio okupado por el Hogar Social Madrid en la plaza de Margaret Thatcher, junto a la plaza de Colón, en Madrid, para impedir que sea desalojado por orden del Juzgado número 34 de Madrid, que finalmente ha sido suspendido sin fecha por un defecto de forma. 

Fotos del reportaje de Fernando Martínez García

27544721_10211833470019263_3097441409908727277_n

Desde primera hora y algunos haciendo guardia durante toda la noche los concentrados se han atrincherado en la puerta de un antiguo banco en pleno centro de la capital. Han ondeado banderas de España y han coreado cánticos en defensa de los españoles: "desahucian al obrero y protegen al banquero", "no podrán acabar con la ayuda nacional" y "esta es la juventud de España".

La portavoz y presidenta de Hogar Social Madrid, Melisa Ruiz, ha recordado que este colectivo llevaba nueve meses y medio en el antiguo banco y que todas las noches pernoctan 20 españoles. Entre ellos, una familia con dos hijos de 5 y 14 años, un matrimonio de 54 años y personas de entre 58 y 67 años. "Tenemos nuestra propia bolsa de empleo. Son personas que hemos recogido en la calle y que ahora tienen techo y comida. Algunos han conseguido una segunda oportunidad y todo eso tiembla ahora", ha añadido Ruiz. Asi habla el colectivo en su comunicado oficial en Facebook:

C_FMG_2018_0178

Muchos hablan de qué es Hogar Social, cuáles son nuestras intenciones y cómo es nuestro pensamiento. Siempre desde fuera, siempre desde la ingrata postura del "opinador", del que nada hace y mucho habla sobre el trabajo de los demás, siempre desde la crítica destructiva.

27654603_10213240293895377_2771092908031063704_n
Hogar Social es un proyecto que vive por y para los demás, en posición firme y adelantada de sacrificio, esfuerzo y amor por esta España y su gente. Una tierra en muchas ocasiones hostil y recia, pero que, ante las dificultades, muestra la mejor de sus caras demostrando ser una Nación de hermanos, solidaria.
Esa dualidad es la que vivimos en Hogar Social día a día. Por un lado el ataque fácil, la criminalización constante y sin tregua y, por otro lado, las sonrisas, los "gracias" sinceros de quien, con humildad entra a la sala de reparto a por su comida semanal y, con la misma humildad, sale. Las miradas llorosas de quien viene sin nada hasta nuestras puertas y encuentra una cama, un techo y un plato de comida caliente, con esa mirada que hiela el corazón, por ser tan inmenso el agradecimiento que no cabe ni si quiera en palabras. Aquellas personas que, tras un duro camino, se cruzan contigo por los pasillos del Hogar y te dicen con una sonrisa de oreja a oreja que, por fin, han encontrado trabajo. Esos niños que de no tener nada ahora tienen una casa, juguetes, comida y, lo más importante, una familia gigante donde todos se preocupan por todos, donde no hay sitio para una cara triste porque, mejor que contagiar pena, contagiar alegría. Esas caras recuperadas de quienes viste tirados en la calle, es lo que realmente nos da, como militantes, la vida. La satisfacción del trabajo bien hecho, del esfuerzo que se materializa en algo bueno, en algo positivo. Donde un "todo irá bien" vale más que el oro.

C_FMG_2018_0271
A petición de algunas de las personas que viven en Hogar Social, vamos a contaros brevemente la situación que viven, de lo que ha supuesto para sus vidas encontrarse con nosotros.
Eduardo tiene 59 años y lleva toda una vida trabajando de sol a sol como autónomo para intentar dar a sus hijos la mejor vida posible. Con la crisis económica lo perdió todo y, tristemente, como sucede en muchos casos, también perdió a su familia. Aquel egoísmo del que poco se habla pero que muchos sufren, que esconde la vergüenza de quienes ven a la familia simplemente como sustento económico cuando todo va bien, pero que, cuando se tuercen las cosas, solo tienen ingratitud y abandono. Eduardo trató de reinventarse, sacando fuerzas de donde no las tenía, pero el sistema no lo pone fácil para quienes han trabajado siempre por cuenta propia. El gran drama de los autónomos. Y aquí apareció, fuerte y sin agachar la cabeza pidiendo una cama. En los 4 meses que lleva viviendo en el Hogar, ha hecho de cocinero de todos, de "abuelo" de los niños que aquí viven, teniendo una paciencia infinita dándoles noche tras noche de cenar, diciéndoles "venga, comed un poquito más y a dormir". Las palabras que tiene hacia nosotros y que ha querido compartir con todos son, que "Gracias a Hogar Social he recobrado mi vida, mis fuerzas, me ha dado ganas de luchar y de seguir hacia delante. He encontrado más que una casa, he encontrado una familia que me ha dado la vida", pero tenemos que rectificar: Gracias a ti, Eduardo, porque tú sí nos has dado la vida.
Toñi y Sergio son los papás de D. y de A., de 5 años y 13 respectivamente. Llegaron a Hogar Social hace ya 6 meses. Venían de su pueblo, del sur de España, sin trabajo, en busca de una vida mejor donde lo único que pedían era poder trabajar y salir adelante. Pasamos toda una odisea hasta poder escolarizar a los niños, ya que nuestro querido Estado de las Autonomías se convierte en un auténtico laberinto burocrático a la hora de ejercer algo tan simple como un derecho. Los dos padres han encontrado pequeños trabajos que les permiten, no sin dificultad, hacer frente al pago del material escolar y, poco a poco ahorrando, poder algún día encontrar su propia casa. D., con su alegría e inocencia de un niño de 5 años, ha sido la alegría del Hogar, haciéndonos a nosotros, como militantes, aprender y crecer, pues siempre lo hemos visto como una enorme responsabilidad, una de las más importantes. Nuestra prioridad siempre ha sido que no le faltara nada, que él no sintiera que su día a día era peor que el de cualquier otro niño. Pero no solo han tenido todo lo que le hemos podido dar, sino que les hemos regalado todo nuestro amor para que tuvieran una familia gigante donde ellos fueran nuestra prioridad. Por tantas sonrisas y tantas lecciones de vida, gracias a los cuatro que conformáis una familia que, ahora, es también la nuestra.


Rafael tiene 58 años, y ha trabajado toda la vida de químico. Tras numerosos despidos en su empresa, hace tres años se vió en el paro y con 55 años. Comenzó a tener problemas para pagar su casa, cayó en depresión y empezó a acudir a nosotros para recoger alimentos hasta que, hace un año, tuvo que pedir un techo. Nunca tuvo una mala cara en todo este tiempo, siempre hablando, siempre animando, con su sufrimiento por dentro. Es incalculable la alegría que supone verle que remonta, que ha conseguido un humilde puesto de teleoperador con el que irá remontando el vuelo, siempre con optimismo, siempre con un "gracias" porque, "gracias a vosotros he recuperado las ganas de vivir y de enfrentarme a todo. Gracias a vosotros me estoy recuperando". Gracias a él nunca nos ha faltado una conversación, un favor, siempre dispuesto, siempre en pie.
Paco y Lourdes son un matrimonio que conocimos pidiendo limosna en la Calle Serrano, ante la mirada impasible de cientos de personas que, demasiado preocupadas en su devenir diario, no tenían ni un minuto de su tiempo para preguntar, para ayudar. Perdieron el paro hace tiempo y, a la espera de que les concedieran una renta mínima, se vieron obligados a lanzarse a la calle y pedir. Empezamos ayudándoles con alimentos hasta que necesitaron una casa, puesto que ya no podían pagar el alquiler de una humilde habitación. Ahora Lourdes ha encontrado trabajo, algo que les facilitará comenzar poco a poco a ser autónomos. Gente humilde, gente sencilla que nos enseña la alegría en las cosas pequeñas.
Andrés tiene 65 años y una minusvalía que le impide desarrollar una vida totalmente autónoma. En su caso, él sí tuvo que dormir durante meses en la calle, comprobando en sus propias carnes la crudeza y mala gestión de los servicios sociales. A pesar de todo siempre dispuesto a ayudar, un hombro con el que siempre contar. Por eso, desde aquí mil gracias Andrés.
Antonio tiene 67 años, a punto de comenzar a cobrar la pensión que le devolverá tanto esfuerzo durante tantos años. Siempre con sus anécdotas de vida, sonriente. La sencillez de quien solo necesita ver a sus hijos una tarde y tener una charla sobre fútbol para estar contento. A veces solo basta con saber escuchar, con saber mirar. Antonio es una de esas personas con una sonrisa eterna, de esas que marcan. Gracias.
Ramón tiene 55 años y una vida complicada a sus espaldas. No tuvo buena suerte y cometió errores, como los cometemos todos. Pero tuvo una segunda oportunidad, un trabajo para mejorar, tanto económica como personalmente. Un gran compañero, siempre a la espera de poder ayudar, de poder echar una mano y de formar una auténtica comunidad. Por tus bromas, por tu confianza, muchas gracias.
Rafael tiene 81 años, y lleva mucho tiempo deambulando de un albergue a otro, entre drogadictos y violencia, sin encontrar un sitio adecuado donde ser atendido con la dignidad que merecen nuestros mayores, quienes pelearon toda una vida a base de trabajo y constancia para dejarnos, a los demás, un lugar mejor. Llamó a nuestra puerta y encontró toda la dignidad que le hemos podido dar. Gracias por hacernos valorar lo que tenemos, gracias por enseñarnos con tan solo tu presencia, que una sociedad donde no se protege a nuestros mayores no tiene futuro.
Santiago tiene 55 años, y tras una vida complicada empieza a salir del pozo. Ha encontrado trabajo y un ambiente donde se le quiere, esa es la ayuda más potente. Gracias por enseñarnos tanto.
José Manuel llegó hace tan solo unos días, con la ola de frío, tiritando, congelado. Vivía en la calle. Ha empezado a sonreír, a ver que tiene una oportunidad. No dejaremos que nadie se lo arrebate, nadie.
Gracias a todos los demás, a Cristo, a María Jesús, Alberto, José Carlos... y a otros tantos por dar sentido a nuestras vidas, a nuestros proyectos, a nuestro nombre y a nuestra bandera.
Gracias a las 350 familias que ayudamos con alimentos porque sois vosotros los que nos ayudáis a tener un objetivo, a que los domingos, independientemente de nuestros éxitos o fracasos personales, sean el mejor momento de la semana, el momento en el que, por muy malos que hayan sido el resto de los días, entre todos te levantan el ánimo y te hacen sonreír. Con sus bromas, con sus "gracias", con sus chistes, con sus vivencias semanales. Todos y cada uno han construido un trocito de nosotros, han tejido nuestra historia. No entendemos ya nuestra vida sin ellos, compartiendo nuestras alegrías y asumiendo, sin titubear estoicamente sus tristezas, sacando una fuerza que ni sabíamos que existía, para sonreírles, defenderles y decir "todo irá bien". Vosotros y solo vosotros, nos habéis enseñado a mantenernos en pie ante un mundo en ruinas.
Mañana os defenderemos, mañana todo por vosotros.

El abogado, Ignacio Menéndez, ha explicado a la comisión que el desalojo era ilegal. En su opinión, la resolución del Juzgado de lo Penal no se ha notificado en tiempo y forma a los afectados. Esto les ha causado indefensión al no haber podido recurrir. Por ello, ha pedido que se retrase para poder alegar ante el magistrado instructor. Según el letrado, ahora se abre un nuevo plazo de notificación y alegaciones a los integrantes de Hogar Social para un nuevo lanzamiento. 

C_FMG_2018_0207

 

En la fachada del edificio se pueden leer pancartas con los lemas como 'Culpable de defenderte' y 'Corrupción, prioridad inmigrantes, familias en casa, precariedad laboral, islamismo radical y pensionistas pobres'. 

Envíanos tus vídeos, fotos y noticias por WhatsApp al 696190037

O si lo prefieres al correo: aromero@sierranortedigital.com

desplazarARTÍCULO POSTERIOR

Robos en los centros de salud de Soto del Real y Navalafuente

TE PUEDE INTERESAR
ARTÍCULOS RELACIONADOS
Sierra Norte Digital

Editado por SIERRA NORTE DIGITAL, S.L. C/Miralrio, 10. 28730 Buitrago del Lozoya. (Madrid). Tel: 918680138. info@sierranortedigital.com

© 2018  |  Sierra Norte Digital  | Powered by