Sierra Norte Digital Llevamos 1,835 días y 21,587 artículos publicados

Principal < Política < Política

Los salvajes dentro de casa y sus padrinos indecentes. Por Max Romano

16 de mayo de 2018 -
2:10 min.

Cada vez más ciudadanos de España y Europa entera tienen un tipo muy particular de experiencia multicultural en sus barrios: conatos de revuelta étnica y a veces disturbios a veces a gran escala, a menudo con graves violencias como hemos visto en varias ciudades europeas y veremos cada vez más. En efecto es sólo cuestión de tiempo y de números que la situación se agrave, porque la invasión migratoria de Europa y España sigue su curso.

Una invasión contra la que nuestras clases dirigentes no nos defienden; al contrario, nos la están imponiendo sin habernos jamás consultado. Por tanto más que de pusilanimidad cabe hablar de traición. Traición a su patria, a su pueblo, a la civilización de la que todos somos herederos y que tenemos el deber de continuar. Pero es que patria, civilización, identidad cultural no significan nada para quienes nos gobiernan.

Desde luego no para la rama encorbatada del partido único llamada centro-derecha, mientras que los otros, la rama descamisada llamada centro-izquierda y aún más la rama desaseada directamente las odian, a nuestra patria, nuestra historia y nuestra tradición.

Los amagos de revuelta que empezamos a ver en nuestro país son las pruebas piloto de la sociedad multicultural. Algaradas que se desencadenan sin un verdadero motivo, con cualquier pretexto, disturbios que no tienen nada detrás sino el odio y la hostilidad de los salvajes por el país que les acoge, donde viven de ayudas o de ilegalidad. Zonas de no-España dentro de España, donde cada vez menos existe la ley y los políticos felones (que naturalmente viven en muy diferentes lugares) no quieren o no se atreven a imponerla.

Ahora bien, los salvajes que incendian las calles no son solamente alógenos. Los hay de dos tipos: los de dentro y los de fuera. Por un lado están los invasores inmigrantes ilegales, que vienen a traernos el tercer mundo a nuestra casa; por otro nuestros hijos degenerados del bienestar, los falsos antisistema de la izquierda radical que son, en realidad, los más devotos siervos del sistema y la corrección política. Los primeros entienden sólo el lenguaje de la fuerza, porque es lo que siempre han vivido; nuestro error es no hablarles ese lenguaje, error grave porque para ellos cualquier tolerancia es signo de debilidad. Los segundos son nuestra chusma parásita de bárbaros internos, gamberros malcriados y revolucionarios de salón. El error de sus padres fue no darles las bofetadas que se merecían en su momento, antes de que fuese demasiado tarde.

Esta es la sociedad multicultural real, la de verdad y no el cartel multicolor de la propaganda inmigracionista, donde se ven sólo personas bien educadas, amables y respetuosas, que aportan su saber y su trabajo.

Seguramente será así en el barrio de las embajadas, donde viven los funcionarios internacionales o los empleados de las grandes multinacionales; no lo dudamos. Pero para la gran mayoría de la población la sociedad multicultural significa barrios sin ley, inseguridad, ayudas sociales copadas por los de fuera, que nos lo pagan quemando las calles, con el menosprecio de nuestra identidad y nuestra historia.

Estamos en una palabra ante la invasión de los bárbaros externos, ayudada por la chusma de bárbaros internos y sus indecentes padrinos en la política que trabajan para extinguir nuestra identidad y nuestra civilización.

Envíanos tus vídeos, fotos y noticias por WhatsApp al 696190037

O si lo prefieres al correo: aromero@sierranortedigital.com

desplazarARTÍCULO POSTERIOR

VOX contesta al comunicado del Gobierno de España,PP y PSOE, convocando a un gran Pacto Nacional por la unidad de España

img

Max Romano

Max Romano nace en Madrid en 1969. Inclinado hacia los estudios científicos termina su formación en Italia, país donde residirá muchos años. Regresa posteriormente a España y compagina la carrera profesional con su actividad de escritor. Tras un largo período de evolución personal y observación atenta de la sociedad que le rodea, comienza a escribir para defender activamente su visión del mundo. Enemigo del fanatismo igualitario, la tiranía de la corrección política, el imperio del mal gusto y la vulgaridad que azotan nuestra era.

TE PUEDE INTERESAR
ARTÍCULOS RELACIONADOS
Sierra Norte Digital

Editado por SIERRA NORTE DIGITAL, S.L. C/Miralrio, 10. 28730 Buitrago del Lozoya. (Madrid). Tel: 918680138. info@sierranortedigital.com

© 2018  |  Sierra Norte Digital  | Powered by