Sierra Norte Digital Llevamos 1,803 días y 21,229 artículos publicados

Principal < Gente < Desarrollo

Carta del equipo de Gobierno de Bustarviejo a sus vecinos tras las nevadas

11 de enero de 2018 -
4:52 min.

Estimado vecindario: Ahora que el tiempo nos ha dado un poco de tregua, os informamos del alcance de la nevada, las medidas tomadas y los medios disponibles.

También compartimos alguna reflexión. Hasta ahora la prioridad ha sido atender las incidencias.

SOBRE LA DIMENSIÓN DE LO ACONTECIDO

La nevada ha sido mucho mayor de lo que las previsiones oficiales indicaban. Como indicador, la cubierta de la terraza del polideportivo se ha derrumbado parcialmente, cosa que nunca había ocurrido (el polideportivo se abrirá en pocos días, una vez que se instalen los sistemas de seguridad indicados por el técnico municipal).

La nevada ha alcanzado los 50 cm., lo que es una altura muy considerable. Unido a los 8ºC bajo cero y a los fuertes vientos que depositan más nieve en el suelo desde los tejados, ha provocado un desbordamiento de los medios.

SOBRE LOS MEDIOS Y MEDIDAS TOMADAS

Desde el sábado por la mañana se pusieron dos máquinas a trabajar: una excavadora y una pick-up con cuchilla y esparcidor de sal. Esas dos máquinas han trabajado mañana y tarde desde entonces. Además, el martes 9 vinieron dos quitanieves más desde Miraflores por la mañana y otra desde Soto del Real por la tarde.

Aprovechamos para agradecer cálidamente a nuestros pueblos vecinos, a sus equipos de gobierno y a sus operarios el apoyo prestado. Cuentan con Bustarviejo cuando nos necesiten. Otro vehículo que se suele utilizar lleva en el taller desde noviembre, esperando las piezas que según nos informan vienen de Italia.

Nos acaba de decir el taller que la fecha de entrega de las piezas es el 8 de marzo. Estamos tramitando el alquiler de una máquina por tres meses, de manera que dispongamos del apoyo permanente.

El coste será de 7500 € más IVA. Para atender la incidencia, el encargado municipal interrumpió sus vacaciones y vino desde fuera de Madrid. Gracias también a él.

Las prioridades están definidas para optimizar los recursos: se tratan primero los edificios de servicios públicos, el casco y las vías principales, de manera que se garantiza el acceso a los comercios y servicios y se aumenta la posibilidad de comunicación desde todos los puntos. Después se pasa a las vías secundarias. 

Se han recorrido las calles en muchas ocasiones. Los operarios, con una cuantas horas de experiencia ya, definen cuándo conviene levantar y bajar la cuchilla, cuándo conviene arrojar sal, etc. Hay un palé con sacos de sal a disposición del vecindario en la puerta del almacén desde hace un mes. Hace años se distribuía de forma masiva. Los sacos desaparecían rápidamente y eran en parte acumulados en las viviendas para años sucesivos o para los patios y jardines particulares, en lugar de ser utilizados para despejar los espacios comunes. Por este motivo, y dada la situación económica por la que pasó el ayuntamiento, se optó por una distribución que supusiera más esfuerzo, de manera que fuera más probable que sólo cogiera sal quien tuviera intención de utilizarla. El almacén ha tenido sal en todo momento (salvo 1,5 horas, entre las 14:00 y las 15:30 del día 9) para proveer a los vehículos y para dejar en los edificios públicos. Es cierto que en un principio había 7000 kg. menos de lo habitual, pero ha sido suficiente para las necesidades.

El espacio del almacén que se dedica a la sal no permite acumular más.

¿QUÉ PODEMOS MEJORAR?

Asumimos que se pueden mejorar algunas cosas. No obstante, sabemos con certeza que no habrían evitado la situación de bloqueo parcial de las comunicaciones.

- Podríamos haber alquilado la quitanieves antes. No lo hicimos porque no sabíamos que las piezas del segundo vehículo no llegarían hasta marzo (al taller tampoco le decía nada concreto su proveedor), y porque no había previsiones de unas condiciones tan duras. Pensábamos que con la excavadora y la quitanieves sería suficiente. Nos equivocamos.

- Vamos a replantearnos la distribución de la sal para el vecindario. Tal vez sea conveniente volver a distribuir en más puntos.

- Aumentar el espacio dedicado en el almacén al almacenamiento de sal.

QUÉ PUEDE HACER EL VECINDARIO

- Estar muy atento a las previsiones oficiales

- Dejar sus vehículos en calles principales, a ser posible con poca pendiente, y en su caso, cuesta abajo.

- Dejar el vehículo de manera que no obstaculice el paso de camiones de recogida de residuos, quitanieves ni vehículos de emergencia. Y de manera que no impida salir a otros vehículos. 

- Tener cadenas y saber ponerlas.

- Desplazarse sin vehículo particular siempre que pueda.

- Despejar con palas los accesos a sus casas. Al despejar estos, es importante no volver a echar la nieve a la calzada, porque se producen bucles: las máquinas apartan la nieve a los lados, y las personas la echan al centro.

- Tener sal y utilizarla con moderación para mantener libres los accesos. - Seguir las indicaciones del personal que está trabajando y confiar en su trabajo. Aunque no nos parezca que es lo mejor, hace todo lo que puede, y las horas de experiencia que tienen algo les han enseñado. 

 

 ALGUNA REFLEXIÓN

Estamos en un pueblo de montaña, a 1200-1300 m.de altitud. Es un lugar precioso, pero tiene estas cosas. Con frecuencia no aceptamos que la naturaleza es más fuerte que la tecnología, y queremos las comodidades y servicios de las ciudades en las montañas. Hemos recibido alguna crítica y propuesta constructiva (gracias a quienes las han hecho) y muchas críticas destructivas y demandas imposibles de atender. Se ha perdido la cultura de la colaboración ante las inclemencias.

Cuenta la gente mayor del pueblo que cuando caía nevada, salían a limpiar su pueblo y la carretera. Y que cuando las instituciones empezaron a hacerlo, la gente delegó ese trabajo totalmente. Pero los hechos muestran que es un error. Nos dicen quienes trabajan en esto que ni con una flota de quitanieves es posible hacerse con una nevada así.

Que según pasas echando sal, la nieve la cubre de nuevo. Que los hielos que derrites se forman de nuevo por la noche. Hay una desconfianza total hacia los cargos y servicios públicos, los gestores y los operarios.

El concejal de servicios y el alcalde hemos participado en las tareas de limpieza, acompañando a las máquinas y guiando a las de otros pueblos. Hemos pasado nosotros mismos con máquinas por calles por las que algún vecino nos dice que no hemos pasado. Hemos visto de primera mano que las máquinas pasan, cómo se hace el trazado de las calles, cómo funcionan las máquinas, etc. Y resulta que todo el mundo es maestro de todo, sabe cómo hay que hacerlo... Pues no: las cosas se hacen por algo, se pasa por las calles como se puede, se distribuyen los recursos pensando en el bien común.

Nada es inocuo: las toneladas de sal vertidas acaban en las depuradoras, provocando serios problemas en su funcionamiento. Además destroza el firme de las calles. El coste económico y ambiental es alto. Sin embargo como sociedad demandamos quitanieves en todos los lugares y con inmediatez.

Tal vez sea el momento de palear más. Quienes puedan por quienes no puedan (por sus condiciones físicas o porque hacen otras tareas, como cuidar a otras personas).

En fin, que tal vez sea hora de ser más pueblo y menos individuo. Equipo de Gobierno, 10 de enero de 2018

Envíanos tus vídeos, fotos y noticias por WhatsApp al 696190037

O si lo prefieres al correo: aromero@sierranortedigital.com

desplazarARTÍCULO ANTERIOR

El gran cañón del Jarama. Por Santiago Durán

TE PUEDE INTERESAR
ARTÍCULOS RELACIONADOS
Sierra Norte Digital

Editado por SIERRA NORTE DIGITAL, S.L. C/Miralrio, 10. 28730 Buitrago del Lozoya. (Madrid). Tel: 918680138. info@sierranortedigital.com

© 2018  |  Sierra Norte Digital  | Powered by