Sierra Norte Digital Llevamos 1,835 días y 21,587 artículos publicados

Principal < Historia y Curiosidades < Historia y Curiosidades

Los turistas se lo pasaban pipa en la dictadura de Franco, una dictadura cuanto menos algo rarita. Por Francisco Torres

09 de mayo de 2018 -
3:15 min.

Mira que si me da por hacer una encuesta y preguntar a los españoles de filas que si les parece bien que en España sea legal utilizar el célebre bikini.

No, no me he vuelto loco, aunque no sé si alguno de mis ojipláticos encuestados pensaría que le estoy tomando el pelo. Además de la aplastante respuesta afirmativa, en mi cocinado estado de opinión, les inquiriria por su consideración con respecto a quien lo legalizó. Me imagino que la respuesta también sería muy positiva y hasta alguno propondría que se le pusiera una estatua y un homenaje en las grandes localidades playeras por su contribución al desarrollo de la gran industria nacional. Pero…

Claro está que, con la nueva inquisitorial, totalitaria y liberticida propuesta de Ley de Memoria Histórica de Sánchez y el PSOE y el afán carcelario de Garzón y los restos de IU, acabaríamos todos, opinantes y encuestador, en un campo de concentración por exaltación del franquismo, porque el señor que lo legalizó, antes que lo hicieran otros países liberales y demócratas y con la oposición eclesiástica, se llamaba don Francisco Franco. ¿Cómo…?

Lo explicó, como tantas otras cosas, en mi libro “Franco Socialista. La revolución silenciada”. Y es que que en 1953 la encerrada, aislada, oscura e integrista -esa era la caricatura habitual que muchos sostienen aún hoy- don Francisco hiciera esas cosas deja atontados a no pocos rojiprogres y a los fans del recuerdo a la censura. Andan los periódicos recordándolo porque se cumplen 65 años de la famosa autorización de Benidorm -ya antes se utilizaba, el primero dicen que en Santander en 1948, pero siempre el Gobernador Civil de turno podía mandar a la Guardia Civil a poner unas multas difíciles de cobrar con tan exigua prenda-. A finales de los cuarenta ya pululaban por Ibiza, Benidorm y Marbella. Y andan como locos los periodistas tratando de explicar lo que no tiene mucho misterio y cómo torear la alabanza a Franco (un sapo para Susana Griso o Ana Rosa); porque la caricatura de Franco y la España oscura y retrógrada queda muy mal con estas cosas.

Pero es que los hechos dicen mucho de cómo era en realidad aquel dictador odioso y tiránico según lo retrata, entre otros con menor altura, el supremo sacerdote de la verdad, mi admirado profesor Ángel Viñas.

Así que el famoso alcalde de Benidorm -seguro que los sociatas, los podemitas y los de la memoria quieren quitarle honores y calle-, Pedro Zaragoza Orts, que había legalizado el bikini por bando municipal en 1952, pero al que le multaban a las turistas, franquista hasta su muerte, no como los franquistas hasta la muerte de Franco, se montó en 1953 en su Vespa y se presentó en las puertas del palacio del Pardo para hablar con el terrible y sanguinario Caudillo -Benidorm no era más que un pueblo de pescadores que descubría el turismo-. Y Franco, el dictador aterrador, hermético, frío, distante, el de la suntuosidad del monarca según nos cuenta ahora Juan Pablo Fusi -hay que ser innovador-, le dice al alcalde, que llega cubierto de polvo, grasa y oliendo a gasolina, pase, pase… como si estuviera en su casa (¡Ah, esos alcaldes que le decían “camarada Franco” y hasta le tuteaban!).

Imagínese mi querido lector que a usted se le ocurre irse de tal guisa a las puertas de la Zarzuela o la Moncloa… o a ver a cualquier dirigente cuando no tocan besos y abrazos de campaña.

Lo cierto es que don Pedro no tuvo que esforzarse mucho en convencer a Franco, pese a que su Ministro Arias Salgado estaba en guerra con el bikini, y salió del Pardo como amigo personal de don Francisco, cuando días antes el arzobispo de Valencia, Marcelino Olaechea, lo quería excomulgar -¡Qué cosas!-; y con con un aval sin firma: “si tiene algún problema no hable con el Gobernador Civil, me llama directamente”. Así que don Francisco estaba dispuesto a poner firme a quien hiciera falta por teléfono con respecto al bikini. Lo que nunca contó don Pedro, que yo sepa, es la cara que se les debió quedar al Gobernador Civil y Jefe del Movimiento así como al arzobispo cuando conocieran el resultado de la gestión. Sobre todo porque Franco, con un gesto que valía más que un papel escrito que nunca existió, envío a su mujer y su hija de visita al Benidorm de los bikinis unos días después. Franco se había acostumbrado a expresar su opinión mediante gestos.

No sé si las turistas de Benidorm gritarían aquello de “¡Franco, Franco, Franco!” al celebrar la dictatorial decisión de Franco, pero lo cierto es que el turismo se convirtió en un gran invento. Los turistas playeros llegaron por millones sin que nadie notara que España era un país aislado y odiado. Es más, se lo pasaban pipa en la dictadura de Franco, una dictadura cuanto menos algo rarita

Envíanos tus vídeos, fotos y noticias por WhatsApp al 696190037

O si lo prefieres al correo: aromero@sierranortedigital.com

img

Francisco Torres

Francisco Torres García, historiador y articulista, catedrático de Instituto, profesor de Enseñanza Secundaria, es Licenciado en Letras por la Universidad de Murcia en la división de Geografía e Historia en la especialidad de Historia Moderna y Contemporánea.
Articulista habitual sus trabajos han sido recogidos en medios impresos y digitales como La Nación, Arbil, FN, Diario YA, Alerta Digital, Sierra Norte Digital o Catholic.net. Ha participado en tertulias radiofónicas (La Quinta Columna) y en programas históricos de televisión (La Tribuna de la Historia y España en la memoria).

TE PUEDE INTERESAR
ARTÍCULOS RELACIONADOS
Sierra Norte Digital

Editado por SIERRA NORTE DIGITAL, S.L. C/Miralrio, 10. 28730 Buitrago del Lozoya. (Madrid). Tel: 918680138. info@sierranortedigital.com

© 2018  |  Sierra Norte Digital  | Powered by