Si recuerdan nuestros lectores, hace unas semanas, les anunciaba el estreno de varios productos propios del género de terror, en concreto, del terror relacinado con las posesiones demoníacas y sus efectos para las personas que, de algún modo, tienen relación con el espíritu maligno en cuestión.
Este es uno de ellos. Si bien es cierto, que la primera impresión cuando  se acude a la sala de cine es prometedora, todas las ilusiones se desvanecen cuando se va entrando en la historia que da sentido a la película. Historia que es muy caótica y poco clara a pesar del esfuerzo que el director hace constantemente para mantener al espectador en tensión.
Es muy común que se hagan este tipo de trabajos de cine acogiendo un argumento que, en su origen, es bueno y puede dar juego en la pantalla pero, en no pocas ocasiones, los resultados son tan nefastos como es el caso que nos ocupa. Es cierto que  partimos de un tipo de cine para amantes del género, y también  de una predisposición inicial para una sesión de terror paranormal con un claro componente demoníaco. No menos cierto es que el título parece insinuante a la par que localizado en un lugar geográfico concreto y el escaparate comercial muy logrado, la imágen impacta fuertemente y, al menos, logra captar la atención de quien se acerca a mirarlo, suscitando un escalofrío. Pero eso es todo.
Decía Ortega y Gasset que: ” la realidad es tozuda y se impone”, y es lo que le ha ocurrido al director Tom Elkins. Con una buena historia nos presenta una película que, ni nos habla de exorcismo, ni aparece identificado hasta el último momento el origen del mal que se ha cebado con una familia donde el único elemento digno de mención es la esclavitud y la injusticia de un personaje venerado en la región por su activismo en favor de la causa: la protección de las personas de raza negra en un momento concreto y determinado de la historia del país en cuestión.
Por decir algo positivo del trabajo que presentamos esta semana, Elkins, utiliza muy bien las técnicas propias para dirigir emocionalmente al espectador en virtud de la atención que desea captar en unos fotogramas determinados con un juego de luces y sombras, realzando así, con “chispazos”, los momentos de máxima tensión en los fenómenos paranormales referidos a la protagonistas femeninas, madre e hija en la ficción, únicas “mediums” que visionan las apariciones de los espíritus errantes que se manifiestan en torno a la casa donde habita la familia.
Producto prescindible incluso para los amantes del género.
Título: “Exorcismo en Georgia”.

Director: Tom Elkins.
Año de Producción: 2013.
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 100 minutos.
Intérpretes Principales: Abigail Spencer, Chad Michael Murray, Morgana Shaw, Mónica Acosta.
Género: Fenómenos Paranormales, Terror.
Categoría(s): Cultura

Boletín electrónico

Introduce tu dirección y recibe en tu E-mail todas las noticias de Sierra Norte Digital:




¿Quieres opinar?

Todos los comentarios que se escriban serán publicados inmediatamente y sólo después podrán ser moderados. Aquellos usuarios cuyo comportamiento no sea el adecuado serán bloqueados por SIERRA NORTE DIGITAL e, incluso, denunciados a si incumplen alguna de las condiciones de uso de Facebook. SIERRA NORTE DIGITAL no se responsabiliza, ni tiene por qué compartir o suscribir, las opiniones vertidas por los usuarios.

Escribe una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *